Salud

¿Se puede prevenir un ictus?

¿Se puede prevenir un ictus?
0 Comentar

El ictus es un problema que afecta a un gran número de la población y es una de las principales causas de muerte entre las mujeres. Por ello nos preguntamos: ¿se puede prevenir un ictus?

El ictus puede ser mortal

ictus
¿Es posible prevenir un ictus con hábitos saludables?

Esta “parálisis” es causa de muerte del 30 por ciento de los enfermos a los que se ha detectado la enfermedad en los primeros meses. En España, afecta a 187 pacientes por cada 100.000 habitantes al año, según las estadísticas del estudio Iberictus.

En el caso de las mujeres, el factor de riesgo es más alto que en el de los hombres. “Las mujeres que tienen fibrilación auricular (latidos cardíacos irregulares) son más propensas que los hombres a tener presión arterial alta, diabetes, depresión y obesidad, y todos ellos aumentan el riesgo de accidente cerebrovascular. El riesgo también se incrementa con las píldoras anticonceptivas, la terapia de reemplazo hormonal, cambios hormonales en la menopausia, diabetes asociada al embarazo y la preeclampsia”, afirma A. John Camm de la Universidad de St. George de Londres.

¿Cómo prevenir un ictus?

ictus
Mantener un estilo de vida saludable es básico para prevenir un ictus.

Jaime Gállego, especialista en Neurología de la Clínica Universidad de Navarra, sostiene que es la primera causa de dependencia en adultos. En cuanto a los síntomas de esta enfermedad, apunta que existen ciertas señales de alerta que pueden ayudar a prevenir su aparición. El especialista insiste en que es importante conocer las causas y los grupos de riesgo, de cara a mejorar la prevención.

Medidas básicas de prevención

ictus
Cuidar nuestro peso es fundamental para prevenir.
  1. Medir nuestra tensión arterial: tener la tensión arterial alta puede multiplicar por cuatro las probabilidades de padecer un ictus.
  2. El ejercicio físico es clave. Una hora al día de paseo sería suficiente.
  3. Controlar la diabetes: la reducida capacidad del páncreas para producir insulina aumenta las probabilidades de sufrir un ictus.
  4. No fumar: es el principal factor de riesgo en personas jóvenes que han sufrido un ictus.
  5. Atención al colesterol y sobrepeso.
  6. Mantener a raya los niveles de “estrés”. Una vida estresada es un enorme factor de riesgo por las subidas de tensión arterial.
  7. Detectar a tiempo los posibles síntomas: La sensación de “acorchamiento” en la mano y extremidades, expresar dificultades para hablar o sentir un lado de la cara adormecido pueden despertar la señal de alarma.

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias