Salud

Qué es el síndrome de fatiga crónica

Qué es el síndrome de fatiga crónica
fatiga-cronica
0 Comentar

Afecta a un número muy reducido de población, en torno 0,5%, centrándose sobre todo en el grupo de edad de entre 30 y 50 años. Es una enfermedad difícil de detectar y lo único que pueden realizar los médicos para tratarla es trabajar para reducir los síntomas. Nos referimos al síndrome de fatiga crónica, que en España provoca problemas a unas 150.000 personas.

La principal característica de esta patología es el cansancio tan intenso que soporta el paciente, que por mucho que descanse en la cama y se tome las cosas con calma no consigue reponerse.

El síndrome de fatiga crónica aparece en una pequeña parte de población, aunque posiblemente haya más casos que estén sin diagnosticar. De un día para otro se puede experimentar una sensación de cansancio extrema que no tiene una fácil recuperación. A ello se le unen otros síntomas que pueden alterar el día a día de las personas como unas décimas de fiebre, dolores de cabeza, depresión, falta de concentración, dolor articular o problemas para dormir.

No se conocen los motivos exactos por los que aparece esta patología, aunque todo apunta a que puede deberse a una inflamación del sistema nervioso o al virus de Epstein Barr. También guarda cierta relación con la edad, factores ambientales o genéticos.

En lo que se refiere al diagnóstico, no existen unas pruebas concretas que permitan detectar este síndrome, aunque sí que hay ciertos controles como el conteo de glóbulos rojos o una resonancia magnética del cerebro que nos ayudan en esta tarea. Hay varios motivos que nos pueden llevar a preocuparnos. Deberías ponerte en manos de un médico cuando te cueste mucho recuperarte después de una actividad física o si acumulas varios meses con un cansancio muy intenso.

Más que un tratamiento, los esfuerzos de los profesionales de la salud se orientan sobre todo hacia la reducción de los síntomas que van asociados al síndrome de fatiga crónica, con el propósito de mejorar la calidad de la vida de los pacientes. Lo más normal suele ser un tratamiento que combine la dieta equilibrada y saludable, con la práctica progresiva de ejercicio y la pertinente medicación si el médico lo considerase oportuno.

Además, también debería apostarse por una vida social más activa para no permanecer aislado del mundo y de esa forma mantener entretenida nuestra cabeza.

Noticias relacionadas

Los más vendidos

Etiquetas

Últimas noticias