Noticias

Advierten sobre la necesidad de hacer controles de dopaje a deportistas aficionados

Advierten sobre la necesidad de hacer controles de dopaje a deportistas aficionados
ciclismo
0 Comentar

El dopaje y el consumo de sustancias prohibidas con el propósito de mejorar el rendimiento físico no parece algo exclusivo de los deportistas de élite. Una investigación desarrollada por la Universidad de Granda y que fue presentada hace unas semanas revela la necesidad de poner en marcha campañas de prevención de sustancias dopantes también entre los deportistas aficionados.

Estos científicos realizaron un estudio con más de 2.000 ciclistas amateurs que habían tomado la salida en una de las carreras ciclistas más conocidas del panorama nacional como es la Quebrantahuesos, que tiene lugar todos los años en la localidad oscense de Huesca. En esta ocasión, los datos se tomaron en 2012.

En este trabajo tomaron parte investigadores de las universidades de Elche y Granada, además de la Federación Española de Ciclismo. Todos los ciclistas incluidos en esta encuesta participaron de manera voluntaria y lo más llamativo es que el 8,2% de ellos reconocieron que de manera habitual o en alguna ocasión habían consumido sustancias declaradas como dopantes o ilegales con el ánimo de mejorar el rendimiento.

Los responsables del estudio estudiaron la vinculación entre el consumo de productos dopantes, que analizaron por medio de un cuestionario anónimo, y unas variables psicosociales como la autoestima, los comportamientos hacia el dopaje y la idea que tenían sobre el consumo de estas sustancias entre los ciclistas.

Otra conclusión importante que se extrae de este trabajo es que la mayoría de los ciclistas que admitían doparse contaban con una cierta experiencia en el ciclismo de competición, por lo que aseguran que cuanto más años se tengan en la práctica de este deporte, más posibilidades habrá de consumir sustancias ilegales.

En los últimos años ya se habían dado casos curiosos en torno a esta problemática que no es algo exclusivo de los profesionales. Durante la celebración de la última San Silvestre de Crevillente, en Alicante, se propagó el rumor de que varios corredores habían abandonado la prueba para no pasar el control antidopaje mientras que otros se negaron a hacerlo al término de la competición. Al final todo quedó en nada, pero desde los distintos organismos de la salud existe una cierta preocupación por las modas de los deportes extremos y los eventos populares. En nuestro entorno seguro que hay alguna persona que ha participado en algún maratón o prueba de montaña, en donde en algunos casos la dureza se multiplica debido a la complicación del terreno. Se trata de un auténtico problema de salud pública ya que en algunos casos se abusa de los medicamentos o de sustancias ilegales.

La mejor solución para evitar el dopaje

Para conseguir el mejor resultado posible en cualquier competición o deporte, la clave se encuentra en una dieta equilibrada, como puede ser la mediterránea; hidratarse correctamente; emplear un calzado cómodo y adecuado a la disciplina y llevar a cabo con anterioridad un plan de entrenamiento que nos permita disfrutar del deporte sin llegar a estresarnos. Antes de cualquier carrera o trabajo físico hay que calentar correctamente los músculos y al término de la sesión dedicar unos minutos a los estiramientos. Con todas estas recomendaciones no será necesario recurrir a remedios mágicos ni visitar la farmacia.

Los encargados en la lucha contra el dopaje asumen con incredulidad la evolución que están siguiendo algunos deportistas aficionados. Sólo hay que ver los recortes en los tiempos de corredores en pruebas tan exigentes como el maratón. Existe la creencia de que el dopaje siempre existió, pero ahora alcanza una dimensión mucho mayor debido a los retos imposibles que se fijan. Carreras a pie, en bicicleta o a nado, en donde se pone al límite al organismo. Algunos ya no se conforman con hacer maratones y buscan nuevos objetivos en los Ironman o en los triatlones.

Este tipo de competiciones han despertado la vena competitiva de la gente, pero no siempre significa que resulte lo más saludable. Más allá de mejorar por un premio económico, en este sentido lo que impera es el deseo de mejorar las marcas de uno mismo o competir contra el amigo.

En el mercado negro resulta sencillo conseguir esta ayuda extra. Hay proveedores en Latinoamérica o China que ofertan EPO de sospechosa procedencia. Hay que preguntarse si en realidad merece la pena poner en peligro nuestra vida por bajar unos minutos nuestra marca en una prueba.

Noticias relacionadas

Los más vendidos

Etiquetas

Últimas noticias