Entrenamiento

Cómo evitar los mareos y náuseas en los entrenamientos

Cómo evitar los mareos y náuseas en los entrenamientos
nauseas
0 Comentar

Hacer ejercicio físico con regularidad nos permite disfrutar de un buen estado de salud. Sin embargo, cuando nos excedamos con la intensidad o intentamos acelerar nuestro proceso de mejora podemos sufrir una serie de inconvenientes que no deberíamos pasar por alto, como pueden ser la aparición de náuseas o mareos. Para que tus entrenamientos resulten lo más efectivos posibles deberías tener en cuenta los siguientes consejos.

En primer lugar vamos a hacer mención a la hidratación y a la alimentación. Tanto antes de la sesión, como durante sería conveniente ingerir algo de agua para que nuestro organismo no sufra tanto. Ten en cuenta que con el esfuerzo se acaban perdiendo minerales y electrolitos. La recomendación que hacen los expertos es que se consuma un par de litros de agua al día. Hay ciertas bebidas que pueden provocarte náuseas, sobre todo si no estás acostumbrado a ellas antes del ejercicio. Tampoco es conveniente excederse con las cantidades para que el estómago no se llene.

En cuanto a la dieta, mucha gente en su intento por adelgazar suprime ciertos alimentos que resultan de gran valor para disfrutar de una buena salud. Por ejemplo, los hidratos de carbono se necesitan para aportarle al organismo energía, además de garantizar una alimentación equilibrada y completa. No dudes en incorporar a tu dieta alimentos con los nutrientes adecuados.

Otro error muy frecuente que puede llevarnos a sufrir mareos es el trabajo físico en exceso. Procura ser constante y disciplinado con los entrenamientos, intentando marcarte en todo momento unos objetivos realistas y adecuados según tu nivel. El día que te levantes con pocas fuerzas puedes empezar la sesión de una manera muy sosegada para ir incrementando la intensidad a medida que mejore tu estado. Hay que hacer ejercicio con cabeza.

Intenta seguir una planificación y un plan de ejercicios. Suele ocurrir que cuando forzamos a nuestro cuerpo a unos esfuerzos excesivos, como correr más rápido de lo normal o levantar más peso de lo que estamos acostumbrados, suframos de mareos y náuseas en ocasiones. Hay que procurar mejorar el rendimiento de forma progresiva.

Por último, no podemos olvidarnos de la respiración. Durante la práctica de ejercicio debemos adaptar la respiración al esfuerzo. Por lo general, cuando tienes la sensación de que te falta aire posiblemente acabarás mareados y el cuerpo te pedirá que reposes un par de minutos.

Estas sensaciones tan desagradables son comunes entre los deportistas aficionados, pero también entre los profesionales que entrenan a un gran nivel. En muchas ocasiones se deben al excesivo esfuerzo. Suelen ser problemas temporales, pero sí aprecias que se mantienen en el tiempo podría significar que se trata de algo más serio, como una lesión de cervicales, hipoglucemia, hipertensión, etc. Así que deberías acudir a la consulta del médico.

Noticias relacionadas

Los más vendidos

Etiquetas

Últimas noticias