Dietas

Casi la mitad de los españoles no puede seguir una dieta sana por el precio

comer-sano
0 Comentar

Los productos procesados componen el 70% de la dieta de los ciudadanos, en gran parte porque casi la mitad de los españoles no puede seguir una dieta sana por el elevado precio de los alimentos. La campaña ‘Dame Veneno’, a cargo de la asociación VSF Justicia Alimentaria Global junto con otras organizaciones sociales acaba de hacerse eco de estos datos.

El director de esta entidad, Javier Guzmán, cuenta que aunque uno desee comer de manera saludable, no siempre puede. El alto coste de los alimentos saludables se convierte en un obstáculo para mucha gente, de ahí que haya una dieta deficiente en ciertos casos.

Por eso resulta inútil insistir en consejos y recomendaciones cuando la gente no tiene un fácil acceso a esos productos, según recoge un comunicado de la asociación. Estiman que entre comer sano o no hay una diferencia de 100 euros semanales por persona, algo que se multiplica en el caso de las familias con varios miembros.

Advierten de la existencia de una “epidemia” de alimentación compuesta por productos ricos en sal, azúcares añadidos y grasas insanas. Además, denuncian como estos tres componentes se han multiplicado de manera abismal en España durante los últimos años, en concreto entre un 40 y un 70%. Una muestra evidente de lo mal que se come en algunos hogares lo encontramos en la caída del consumo de legumbres, que desde la década de los 60 ha bajado un 80%, según FAO España.

Estas modificaciones en la rutina de alimentación contribuyen al aumento de fallecimientos a causa de una incorrecta dieta. En concreta se cifran en casi 90.000 al año, responsabilizándolas del 55% de los problemas cardiovasculares, del 45% de casos de diabetes, de que el 60% de la población presente sobrepeso y de hasta el 40% de algunos cánceres como el de estómago.

Esto demuestra que hay una desigualdad entre las clases altas y las familias más humildes. Los primeros pueden permitirse comer mejor, lo que explica también que cuenten con una mejor salud, apunta el director de VSF Justicia Alimentaria Social.

Los responsables de esta campaña solicitan una política fiscal alimentaria que se ajuste a los objetivos de sanidad. Entre otras cosas reclaman que para rebajar las tasas de diabetes y obesidad se incluyan nuevas medidas impositivas sobre los alimentos con más sal, azúcar y grasas, consiguiendo así desincentivar el consumo. También proponen bajar los impuestos sobre los alimentos más sanos.

En algunos países como Chile o Francia ya hay implantados impuestos sobre los productos menos aconsejables para la salud.

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias