Noticias

Los antidepresivos no cumplen con su cometido si se es jefe

Los antidepresivos no cumplen con su cometido si se es jefe
ansiedad
0 Comentar

Las personas con un cierto estatus laboral en su puesto de trabajo resultan menos propensos a responder a los tratamientos antidepresivos. Así lo confirma un estudio internacional que se presentó en el Congreso del Colegio Europeo de Neuropsicofarmacología que tuvo lugar en Viena. Sin lugar a dudas, este resultado puede servir de gran ayuda para pacientes, médicos y las políticas que apliquen las administraciones. Por lo tanto, se puede decir que los antidepresivos no cumplen con su cometido si se es jefe.

Explicaron que una tercera parte de los pacientes que son tratados para esta enfermedad no responden al tratamiento, por eso creen que conociendo los distintos grupos de personas que no asimilan los fármacos se podría conocer con más facilidad qué tipos de tratamientos son los más adecuados para cada persona. Hay conocimiento del daño que está provocando el estrés y la ansiedad en la mayoría de trabajadores.

Hasta la fecha la mayoría de estudios habían vinculado el nivel económico y social bajo con un mayor riesgo de depresión, pero nunca estas investigaciones se habían preocupado de conocer cómo reaccionaban las distintas clases a los tratamientos.

Para llevar a cabo este trabajo se contó con la ayuda de 654 personas adultas que acudían a clínicas para curar sus problemas de depresión. Los investigadores, procedentes de varios países como Italia, Bélgica, Austria o Israel, también se ocuparon de dividirles en función de su nivel laboral. El 51,4% contaba con un puesto de alto nivel profesional, el 24,6% de nivel medio y el 24% de bajo. Algo que despertó mucho la atención de los científicos es que dos de cada tres pacientes eran mujeres, por lo que podrían considerarse como un colectivo bastante vulnerable.

Se trató a todos los pacientes con inhibidores de la recaptación de serotonina, además de otros agentes farmacéuticos. Una vez concluido el análisis comprobaron que el 55,9% de las personas que se encontraban en el rango más elevado dentro del ámbito laboral eran resistentes al tratamiento, frente al 40,2% de los profesionales de nivel medio y el 44,3% de los de nivel bajo.

El profesor austriaco Siegfried Kasper asegura que estos resultados muestran como los “niveles de ocupación altos pueden ser un factor de riesgo para la mala respuesta al tratamiento”. Sin embargo también aprecian la existencia de distintas variables, como que existan unos ambientes laborales muy exigentes y estresantes, que la persona en cuestión no sea capaz de aceptar la enfermedad o enfrentarse a ella, o problemas para seguir el tratamiento.

Noticias relacionadas

Los más vendidos

Etiquetas

Últimas noticias