Salud

El lugar y la fecha de nacimiento influyen para ser celíaco

El lugar y la fecha de nacimiento influyen para ser celíaco
celiaca
0 Comentar

El lugar y la fecha de nacimiento influyen para ser celíaco. Así lo asegura una investigación realizada en Suecia y que acaba de ser publicada por la revista Archives of Disease in Childhood.  Las infecciones virales circulantes pueden ser piezas esenciales que explicaría todo esto.

Para llevar a cabo esta investigación estudiaron entre los años 1991 y 2009 a casi dos millones de niños suecos hasta los 15 años. Los resultados desvelaron que 6.569 fueron diagnosticados celíacos durante la infancia.

Sin embargo, sorprende saber que el riesgo de sufrir esta patología fue superior entre los jóvenes que nacieron en el sur de Suecia, donde la luz es más intensa en verano y primavera, en comparación con los niños que lo hicieron en el norte, donde el periodo estival es más corto y las primaveras más gélidas.

En el caso de los pequeños a los que se les detecto la enfermedad celiaca antes de los 2 años, tenían más posibilidades de sufrir la patología si habían nacido en primavera, mientas que a partir de esta edad, el riesgo era mayor para los que naciesen en otoño o verano.

Los expertos estructuraron el trabajo en tres periodos que dividieron en años para comprobar posibles diferencias en las tendencias. Entre 1991 y 1996 se experimentó una epidemia de nuevos casos, desde 1997 a 2002 fueron  los años posteriores a la epidemia y desde ahí hasta 2009 la epidemia ya había concluido.

En la primera franja de tiempo los niños nacidos en primavera tuvieron más riesgo de sufrir la enfermedad, mientras que entre 1997 y 2002 contaban con más posibilidades los que nacieron en otoño y verano.

Otra conclusión muy interesante es que el riesgo era más elevado en el caso de las niñas en cualquiera de las estaciones.

Los encargados del trabajo explican que no se deben sacar conclusiones causa-efecto a partir de estos resultados, pero entienden que aquellos que vienen al mundo en primavera o verano cuenten con más posibilidades de ser celíacos en la infancia ya que se les empieza a introducir el gluten en la alimentación en invierno y otoño, que es una época del año en donde hay una mayor exposición a infecciones estacionales, que modifican las bacterias intestinales y que incrementan la permeabilidad de las células que protegen el intestino, lo que en cierta manera podría conseguir que se desarrollase la enfermedad celiaca.

También destacan que las mujeres embarazadas que alumbran en primavera cuentan con unos niveles de vitamina D más bajos en el tramo final de la gestación, que es cuando tiene lugar el desarrollo del sistema inmune del feto.

Noticias relacionadas

Etiquetas

Últimas noticias