Running

Cuándo deberías evitar los geles de glucosa en carrera

Cuándo deberías evitar los geles de glucosa en carrera
geles
0 Comentar

Los geles de glucosa son una de las grandes ‘armas’ de los corredores de larga distancia, sobre todo maratones. Sin embargo, también tienen su lado menos bueno, llegando a resultar en ocasiones bastante perjudiciales. Antes de iniciar cualquier competición atlética hay que valorar si realmente son necesarios y si se pueden reemplazar por otros alimentos. A continuación te explicamos cuándo deberías evitar los geles de glucosa en carrera.

En muchas ocasiones, los problemas que provocan estos geles son fruto de la inexperiencia. Hay que saber cuántos tomar y en qué momento. Aunque no realicen milagros, sí que pueden ayudar a mejorar nuestras reservas con su carga de glucosa.

Hay varias situaciones que te llevarán a evitar este tipo de geles. En primer lugar, si nunca antes los has tomado, es mejor que no experimentes el día de la carrera. Incluso la alimentación durante la competición hay que prepararla y ensayarla. Procura probarlo al menos tres o cuatro veces para saber a que sabe y cómo te sentará en el estómago durante la prueba.

Cuando la competición dure menos de una hora y media tampoco será necesario que tomes geles. Esto es así porque el organismo aún cuenta con las suficientes reservas para afrontar la prueba. Incluso en los medios maratones se podría participar sin necesidad de geles, aunque ello dependerá en cierta medida de los ritmos y de lo que se tarde en recorrer esos 21 kilómetros.

Tampoco tiene mucho sentido que te atiborres de geles cuando ya estás muy agotado y te encuentras sin fuerzas en un maratón. Por mucho que lo intentes el gel tardará en hacerte efecto unos cuantos minutos. Por eso es preciso que planifiques correctamente su toma y no esperes a estar hundido. Lo más probable es que incluso el gel te siente mal porque el cuerpo va al límite y la sangre se concentra en los músculos siendo incapaz el organismo de asimilarlo.

Estos productos resultan bastante incómodos de llevar. La mayoría suele meterlos en los bolsillos del pantalón, aunque no siempre tendrás espacio para más de dos geles, de ahí que los más prácticos opten por ponerse un cinturón o ir con mochila. Si quieres evitar incomodidades a la hora de correr puedes decantarte por dejárselo a un amigo para que te lo proporcione en algún punto concreto del recorrido.

También suele ocurrir con mucha frecuencia que debido a los nervios nos resulte imposible asimilar la comida y el estómago lo rechace. El gel, al tratarse de un alimento concentrado en azúcares y sales, podría empeorar la situación. Si crees que el aparato digestivo puede jugarte una mala pasada en la jornada de la carrera, lo mejor es que lo evites.

Con todo esto queremos dejar claro que los geles de glucosa resultan de gran utilidad si se saben emplear correctamente, tanto en el lugar como en el momento adecuado. Para ello hay que planificarse bien y tener las ideas claras. También será necesario que ensayes previamente para no llevarte una sorpresa.

 

Noticias relacionadas

Los más vendidos

Etiquetas

Últimas noticias