Belleza

Cómo proteger la piel cuando vayas a correr

correr consol
0 Comentar

El buen tiempo invita a la gente a practicar ejercicio al aire libre. Si eres de los que te apuntas a la moda del running, deberías saber que es preciso protegerse correctamente. En cualquier caso siempre hay que apostar por la prevención como primera medida, así que intentaremos salir a entrenar a primera hora de la mañana o al atardecer, cuando el sol no aprieta con tanta intensidad. No obstante, a continuación te explicamos cómo proteger la piel cuando vayas a correr.

Procura utilizar una crema con factor solar adecuado. Aunque la mayoría de nosotros sólo recurrimos a este producto en los meses de verano y cuando sale el sol, en realidad habría que echarlo durante todo el año. En los días más nublados, el sol también podría causarnos problemas.

Para las piernas y brazos emplearemos una crema de factor de protección solar 30, mientras que para otras partes del cuerpo más delicadas, como pueden ser las orejas, hombros, nariz o cara recurriremos a un factor más alto, como pueden ser 40 o 50.

Por suerte, en la actualidad puedes encontrar en el mercado un amplio repertorio de cremas solares, muchas de las cuales están pensadas para la gente que realiza ejercicio. Tienen una elevada protección y además resisten al sudor, así que son adecuadas para todo tipo de deportistas, pero sobre todo para los runners que se pasen mucho tiempo corriendo. Apuesta por el formato que te resulte más cómodo, ya sea la crema de siempre, spray o gel. Prueba varias alternativas y cuando hayas encontrado la mejor solución, decántate por ella.

La cabeza, aunque tengamos pelo, también sufre las consecuencias del sol. Para protegerla usaremos un pañuelo o una gorra ligera especial de running que permite la transpiración. Con la visera de la gorra se consigue proteger el rostro de los rayos del sol y además evita que el sudor nos caiga sobre los ojos, algo muy incómodo y que conocen por experiencia aquellas personas que corren con regularidad.

Tampoco se debe descuidar la vista. Suele ocurrir que nos pasemos todo el verano con las gafas de sol de un sitio para otro, pero a la hora de ejercitarnos no tengamos unas gafas especiales de deporte, que cuenten con protección para los infrarrojos y los rayos ultravioletas.

Es importante, en el caso de las gafas, que te resulten muy cómodas y que no se te muevan con el movimiento. Merece la pena invertir un poco más con tal de tener unas de calidad y que protejan la vista.

 

 

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias