Entrenamiento

Cuidado si eres un deportista de fin de semana

correr
0 Comentar

El tiempo libre que tenemos durante el fin de semana nos permite realizar todas aquellas actividades deportivas que no podemos hacer durante el resto de días. Son muchos los que quedan con los amigos para jugar pachangas a fútbol, salir a correr o simplemente acudir al gimnasio. Sin embargo hay que tener mucho cuidado si eres un deportista de fin de semana.

El ejercicio resulta muy beneficioso para la salud, pero siempre que se realice de manera regular y no ocasional. Se trata de adquirir unos hábitos para garantizar una adaptación músculo esquelética, propioceptiva y cardiopulmonar. Las obligaciones labores y familiares impiden que durante la semana pueda realizar todo el deporte que les gustaría, por lo que todo queda concentrado al sábado y domingo. Sin embargo, estas rutinas pueden llegar a resultar perjudiciales porque incrementan el riesgo de lesión.

En un trabajo que se realizó en Canadá entre los años 1995 y 2009 se detectó que hubo más casos de lesiones entre las personas que realizaban ejercicio de manera ocasional los fines de semana en comparación con los que tenían un hábito diario. En concreto hubo 772 pacientes que presentaban molestias con más frecuencia. Entre las disciplinas que más practicaban se encontraban el fútbol, senderismo, montañismo, pesca, boxeo, bolos, tenis de mesa, artes marciales, cacería y actividades aeróbicas.

Los tratamientos más comunes en este tipo de pacientes que realizaban una actividad sábados y domingos fueron curas en cara, cirugías en abdomen y tórax, drenaje de hematomas cerebrales y fijaciones quirúrgicas de fracturas. Se aprecia que son lesiones que revisten de bastante gravedad.

Hay que decir que resulta complicado anticiparse a la aparición de estas molestias, pero el ejercicio regular permite rebajar los riesgos y contribuye además a gozar de una mejor salud. Además, el sedentarismo y la falta de entrenamientos incrementan la fatiga muscular contribuyendo así a favorecer las lesiones.

Para disminuir este riesgo sería conveniente seguir una dieta equilibrada, realizar alguna actividad física al menos tres o cuatro veces a la semana, calentar bien antes de entrenar, elegir una disciplina que se adapte a nuestras condiciones, conocer los límites de cada uno y marcarse unos objetivos que sean realistas.

Una vez que te veas afectado por una lesión de carácter grave lo primero que deberías hacer sería ponerte en manos de un profesional de la medicina, que se ocupará de evaluar y tratar la molestia. En primer lugar se interesará por el origen de la lesión y cómo sucedió. En la mayoría de las ocasiones se intenta luchar contra el dolor, pero también se busca acabar con la inflamación, recuperar la fuerza, mejorar la coordinación y el equilibrio y mejorar la gama de movimientos.

Recuerda que la Organización Mundial de la Salud (OMS) propone que las personas de entre 18 y 64 años realicen al menos 150 minutos de ejercicio a la semana, a poder ser distribuido en varias sesiones. También se podrían hacer 75 minutos de actividad física aeróbica a una intensidad más alta, aunque lo verdaderamente importante es mantenerse activo en el día a día.

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias