Belleza

Fumar durante 10 años consigue acelerar el desgaste de la piel 2 años

fumartabacos
0 Comentar

Hasta ahora se sabía que la exposición excesiva a los rayos del sol provocaba un envejecimiento de la piel, pero algo similar ocurre con el tabaco. Fumar durante 10 años consigue acelerar el desgaste de la piel hasta 2 años y medio. Además, si se combinan las dos cosas, el daño será mucho mayor.

Cada vez que se le da una calada a un cigarrillo hay dos billones de radicales libres responsables del proceso continuo de oxidación y envejecimiento prematuro. Los cigarrillos consiguen disminuir la circulación de la sangre en los distintos tejidos, influyendo en el aspecto y en la elasticidad de la piel de manera negativa. Donde más visible se hace este desgaste es en la zona de la boca, donde aparecen marcas de expresión. Pero el daño en la piel va más allá. Las arrugas se hacen más profundad, la piel soporta una mayor sequedad, aparecen manchas, los poros se dilatan y existe una menor capacidad de recuperación frente a las quemaduras provocadas por el sol. El envejecimiento que provoca el tabaco se acentúa con la exposición a los rayos del sol.

La presidenta de la Sociedad Española de Medicina Estética, Petra Vega, explica que hay poca gente consciente de los graves problemas estéticos que provoca el tabaco, tanto si se es activo como pasivo. No hay que olvidar además que los cigarrillos “ocasiones importantes daños a los órganos internos“, pero también hay otros efectos perjudiciales como el deterioro de la piel, de la boca, una peor circulación o el olor corporal.

La Organización Mundial de la Salud llega a definir al tabaco como una enfermedad, siendo unas de las principales causas de muerte prematura y mortalidad. El director médico de Pfizer, Juan Álvarez, cree que el personal sanitario desempeña una labor importante a la hora de ayudar al paciente a dejar de fumar. Distintos estudios demuestran que una breve conversación de entre 2 y 5 minutos entre el fumador y el médico puede conseguir con más facilidad que dejen el hábito. Esta compañía ha puesto en marcha una página web para abandonar el tabaco, dejadefumarconayuda.es, en donde los interesados contarán con consejos útiles, planes de motivación y un mapa que localiza la Unidad de Tabaquismo o centro de salud más próximos.

Cómo detectar a un fumador

A un fumador se le identifica con bastante facilidad, más allá del olor o la típica tos. Presentan un tono más bien amarillento alrededor de los dedos de las manos, una cierta fragilidad en el pelo, dientes amarillos y un envejecimiento prematuro.

En cuanto al rostro, se aprecian unas arrugas marcadas, sobre todo causadas por la contracción de los labios al fumar. En la zona de las mejillas se aprecian con más facilidad los huesos en donde los rasgos aparecen más marcados. El tono del cutis aparece más apagado de lo normal debido a la asfixia celular. La reducción en la absorción de las vitaminas A, B y C provoca manchas de color púrpura.

No hay que olvidarse, además, que también retrasan la cicatrización de las heridas.

 

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias