Running

Qué es el entrenamiento cruzado para los runners

entrenamiento cruzado
0 Comentar

Una persona que se dedica a correr, no debe únicamente centrarse en este ejercicio. También debe incluir en su rutina otra serie de actividades totalmente diferentes que le ayuden a potenciar sus habilidades y a mejorar su desempeño al correr. A continuación te explicaremos con detalle qué es el entrenamiento cruzado para los runners.

Incluyendo otras disciplinas te convertirás en un mejor corredor. El entrenamiento cruzado también recibe la denominación de Cross Training e implica una serie de entrenamientos que encajan a la perfección con las sesiones de running y que te resultarán de gran contribución para mejor tu rendimiento. Los que ya cuentan con una cierta experiencia en el mundo de las carreras ya lo han probado con éxito y conocen sus beneficios.

Con un entrenamiento cruzado bien planificado conseguirás mejorar tu potencia en distintos grupos musculares que no usas cuando corres. Para ello está, por ejemplo, el trabajo de fuerza del tren superior, que te permitirá ganar en velocidad y potencia. Además, al incluir una mayor variedad de ejercicios en tus entrenamientos acabarás con el aburrimiento, habrá más facilidades para deshacerse de los kilos de más y también rebajarás el riesgo de sufrir lesiones debido al exceso de trabajo con una serie de partes del cuerpo.

Este tipo de entrenamientos suelen ser opciones muy interesantes a la hora de recuperarse de lesiones y molestias físicas. Cuando presentes por ejemplo un problema en el tobillo que te impida pisar con normalidad, puedes optar por ejercitarte en el gimnasio con la elíptica o las pesas.

El tipo de ejercicio dependerá en cierta medida de lo que te propongas. Para desarrollar la fuerza lo mejor es que te decantes por las mancuernas, máquinas, barras o gomas. Para ganar en resistencia, lo que se propone sería la natación o el ciclismo. Al final dependerá de tus necesidades, gustos o preferencias.

El ciclismo es una disciplina que te ayudará a ganar en resistencia al tiempo que fortaleces cuádriceps y disminuye el impacto que ocasiona la carrea a pie. Con la natación se ejercita la respiración y se fortalecen los brazos y espalda, además de conseguir una mayor relajación de las piernas, sobre todo cuando se encuentran muy castigadas a consecuencia de los kilómetros del running.

La elíptica se presenta como una estupenda alternativa de bajo impacto, ideal para que los padecen de alguna lesión en los tobillos o en los pies.

Los que opten por el trabajo en la piscina, tienen distintas alternativas más allá de la natación, entre las que se encuentran el aquarunning, el hidrogym o el aquagym. En el caso de correr en el agua podrás fortalecer tu tren inferior y mejorarás el sistema cardiovascular, saliéndote de la rutina de correr siempre en asfalto. Además, tus músculos no sufrirán tanto.

Son algunas de las propuestas que puedes hacer en tus entrenamientos cruzados. Otros prefieren llamarlo descanso activo, en donde por un día nos ‘libramos’ del running y tenemos la posibilidad de probar algo distinto. Darse una vuelta en bicicleta a ritmo suave por espacio de una hora nos sentará también de maravilla.

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias