Salud

Cómo retirar el exceso de cera de los oídos de forma natural

Cómo retirar el exceso de cera de los oídos de forma natural
oidos
0 Comentar

Mucha gente continúa utilizando el clásico bastoncillo de algodón para limpiar los oídos por dentro. Sin embargo, ningún especialista lo considera apto para retirar el exceso de cera que se acumula ya que implica una serie de riesgos a la hora de introducirlo en el canal auditivo. Además de empujar la cera hacia el interior, también se corre el riesgo de dañar el tímpano o de romperlo. A continuación te explicamos cómo retirar el exceso de cera de los oídos de forma natural.

Más de uno se sorprenderá con los beneficios que tiene la cera. No sólo es una sustancia de desecho, ya que en realidad ejerce una función protectora y de limpieza. Es una de las defensas naturales que tiene el organismo para impedir el acceso de hongos, suciedad o bacterias.

Por eso se recomienda limpiar el oído de manera natural. Suele ocurrir también que no sea preciso realizar nada para deshacerse de la acera que se amontona en los oídos, ya que en muchas ocasiones acaba retirándose sola a la hora de ducharnos. Para ello sólo será preciso pasar un poco de agua tibia y una toalla seca por el exterior del oído.

El problema radica cuando hay un exceso de cera. Será ahí cuando tengamos que actuar para su eliminación. Una vez descartados los bastoncillos, que únicamente deben usarse para limpiar la zona exterior de la oreja, procederemos a seguir algunas recomendaciones. En primer lugar basta con mojarse el oído durante la ducha con cierto cuidado. Con la ayuda de una gasa o de una toalla fina limpiaremos la parte externa de la oreja. Los oídos cuentan con un proceso natural de limpieza que consigue que el cerumen vaya saliendo hacia el exterior.

Para reblandecer el tapón de cera, que en muchas ocasiones puede bloquear el canal auditivo, es necesario que hagamos un ligero masaje. Basta con abrir y cerrar la boca al tiempo que masajeamos la zona trasera de la oreja. Para acabar, lo único que debes hacer es tirar de la oreja en distintas direcciones.

Sin lugar a dudas, una de las recomendaciones más populares consiste en utilizar agua oxigenada para acabar con el exceso de cera que se acumula. Hay que calentar media taza de agua, consiguiendo que quede templada, para añadirle a continuación media taza de agua oxigenada. Con esta mezcla rellenaremos una jeringuilla. Nos acostamos de lado, con la oreja mirando hacia el techo. Ahora será el turno de echar con delicadeza el contenido de la jeringuilla dentro del oído. Dejaremos durante tres minutos que el líquido realice su trabajo y transcurrido ese tiempo nos daremos la vuelta para retirar ese líquido. Acabaremos enjuagando el oído con agua tibia.

No te preocupes si generas mucha cera. Es algo muy habitual en algunas personas. En ese caso, lo más aconsejable sería acudir al otorrino al menos un par de veces al año para que realice la pertinente limpieza. Recuerda que los bastoncillos no deben utilizarse nunca, salvo para limpiar el pabellón auricular, la zona exterior de la oreja.

Noticias relacionadas

Los más vendidos

Etiquetas

Últimas noticias