Salud

Acudir a misa resulta beneficioso para la salud

misa
0 Comentar

Un estudio realizado por investigadores de la Escuela T.H. de la Salud Pública de la Universidad de Harvard desvela que las mujeres que asistieron al menos una vez a la semana a actos religiosos durante 16 años presentaron un 30% menos de posibilidades de fallecer en comparación con otras mujeres que no eran practicantes y que no pisaban las iglesias. Por lo tanto, se puede decir que acudir a misa resulta beneficioso para la salud.

Las personas que visitaban con regularidad los templos religiosos presentaban, además, menos posibilidades de morir a causa de cáncer o de enfermedades cardiovasculares. Los resultados de esta investigación aparecen recogidos en Archives of Internal Medicine. El principal responsable del estudio, Tyler VanderWeele, aprecia que estos resultados sugieren “que puede haber algo importante en la asistencia a servicios religiosos”, al margen del tema espiritual. Entre los beneficios que aprecian se encuentra que se incrementa el apoyo social, disminuye la depresión, desalienta el tabaquismo y permite que las personas desarrollen una perspectiva más optimista, además de aumentar la esperanza de vida.

Casi cuatro de cada estadounidenses asegura acudir al menos una vez a la semana o más a actos religiosos. Con anterioridad también habían surgido informes que sugerían la vinculación entre la asistencia y la disminución del riesgo de mortalidad, pero también recibieron sus críticas al considerarlos demasiados limitados. Hubo voces críticas que también aseguraban que había una causalidad inversa, en donde únicamente podían asistir a estos servicios las personas que se encontraban bien de salud.

El nuevo estudio trató estas controversias por medio de la utilización de una metodología rigurosa que controló las causas habituales de la asistencia y la mortalidad, con un tamaño de muestra más elevado y con múltiples repeticiones en el tiempo tanto de la salud como de la asistencia.

Se analizaron a casi 75.000 mujeres entre los años 1992 y 2012. Las participantes en el informe debían contestar a una serie de preguntas sobre su salud, estilo de vida y dieta cada dos años, además de informar cada cuatro años sobre su asistencia a actos religiosos. Los investigadores quisieron ajustar lo máximo posible los datos y tuvieron en cuenta consideraciones como el consumo de alcohol, tabaquismo, actividad física, integración social, raza, origen étnico, índice masa corporal y dieta.

Los encargados de realizar esta investigación comprobaron que las mujeres asiduos a los actos religiosos contaban con un 33% menos de posibilidades de fallecer durante el periodo de estudio en comparación con las que no acudían nunca. Además vivían una media de cinco meses más.

También se detectó que las mujeres que al menos visitaban una vez a la semana los servicios religiosos presentaban un menor riesgo de mortalidad cardiovascular, en concreto un 27%, y un 21% menos de fallecimientos por cáncer. El estudio trato de limitarse lo máximo posible y se centraron sobre todo en mujeres cristianas de raza blanca, por lo que no se puede generalizar en otros países o áreas con libertad religiosa limitada.

Queda por ver si acudir a misa se acaba convirtiendo en un nuevo tratamiento para las personas.

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias