Alimentación

4 alimentos grasos que puedes añadir a tu ensalada

4 alimentos grasos que puedes añadir a tu ensalada
aguacate
0 Comentar

Existe la creencia de que los alimentos grasos resultan perjudiciales para la salud, sobre todo porque se acaban acumulando en las partes que menos nos gustan, como son barriga, piernas y trasero. Sin embargo, al igual que hay grasas malas, también tenemos a nuestra disposición otras que contribuyen a mejorar el adecuado funcionamiento del organismo. En esta ocasión te proponemos 4 alimentos grasos que puedes añadir a tu ensalada, dotándole de más riqueza a este tipo de platos.

1-Almendras: se trata de uno de los frutos secos que menos calorías aportan a nuestra dieta. Unas veinte unidades pueden proporcionar 160 calorías. Este alimento se encuentra cargado de proteínas, que pueden servir de gran ayuda para desarrollar las principales funciones del organismo. Este fruto seco, además, se ocupa de proteger y fortalecer las paredes de las arterias frente a posibles daños que puedan presentarse. Nunca está de más dotar a tu ensalada de un toque crujiente.

2-Aguacate: es uno de los vegetales más grasos que puedes echar a la ensalada. Cuenta con importantes beneficios para el organismo. Cada vez que le echas unos trozos a la ensalada le estarás incrementando el contenido de la vitamina E, que se ocupa de potenciar el sistema inmunológico y fortalecer la piel. Tampoco hay que olvidarse de su contenido en ácidos grasos monoinsaturados, que se ocupan de disminuir el colesterol malo y proteger las arterias, y también consigue que la sangre circule mejor por el organismo debido a que dilata los vasos sanguíneos.

3-Aceite de oliva: en una buena ensalada no puede faltar un chorro de ‘oro líquido’. Está considerado uno de los más alimentos más beneficiosos para la dieta. Cuenta con una elevada cantidad de grasas que permiten reducir los riesgos de sufrir enfermedades cardíacas, ya que entre otras cosas consiguen regular las tasas de colesterol y evitan que la sangre coagule, además de estabilizar los niveles de insulina. Por lo tanto, no dudes en utilizar un poco de aceite de oliva virgen extra para dotar de más sabor a sus ensaladas, pero siempre será mejor en crudo porque al calentarse las grasas insaturadas se convierten en inestables.

4-Salmón: otro de los alimentos que destacan por su contenido graso y que además se pueden incluir en tus recetas de ensalada. Sobre todo puedes utilizar el salmón ahumado que encontrarás en las secciones de refrigerados en el supermercado. Viene en filetes y puedes cortarlos para echarlos en la ensalada. Cuenta con unas 117 calorías por cada 100 gramos.

A partir de ahora, cada vez que realices un plato de lechuga y tomate, sabrá qué tipo de grasas puedes incluir y cuáles no. Además de resultar beneficiosas, las que te acabamos de explicar también contribuyen a mejorar el funcionamiento de tu organismo. Si los incluyes en tu dieta, seguramente le encontrarás mucho más sabor a las ensaladas.

Lo que no te recomendamos es que te excedas con este tipo de alimentos, ya que siempre hay que consumirlos con moderación, así que no se te ocurra mezclarlos todos juntos en una ensalada.

Noticias relacionadas

Los más vendidos

Etiquetas

Últimas noticias