Recetas Saludables

Cómo preparar unas croquetas más ligeras

Cómo preparar unas croquetas más ligeras
croquetas al horno
0 Comentar

Resulta extraño que a alguien no le guste las croquetas. Ya sea por la cremosidad del relleno o por su envoltura tan crujiente, siempre acaba enganchándonos. Siempre que acudimos con un grupo de personas a un restaurante y no sabemos qué elegir, la opción más recurrente pasa por pedir una tapa de croquetas de la casa. En muchas ocasiones llegamos a quemarnos hasta la lengua porque somos incapaces de esperar a que enfríen. En ocasiones, se trata de algo más que una simple bola de bechamel con pan rallado. Sin embargo, hay gente que se echa para atrás debido a las calorías que contiene. Por eso a continuación te asesoramos sobre cómo preparar unas croquetas más ligeras.

En un plato muy recurrente, sobre todo porque se puede hacer de muchos ingredientes: pollo, bacon, queso, chorizo o incluso con sabor a pizza. Los trozos de pollo que te hayan sobrado o el cocido de hace unos días se pueden aprovechar para elaborar estas croquetas.

No se trata de un alimento especialmente calórico. Se compone por lo general de pan rallado, harina, leche, aceite de oliva y pescado o carne. Son ingredientes básicos en nuestra dieta. Sin embargo, las calorías se multiplican a la hora de prepararlas, al echarlas en la sartén. Una croqueta de unos 30 gramos puede contar con unas 60 calorías antes de meterla en el fuego. Luego alcanzará las 100. Esto no significa que tengamos que evitarlas.

Un alimento tan delicioso puede incluirse en nuestra dieta sin necesidad de que acabes sintiéndote mal por comerla. Sólo hay que seguir una serie de consejos.

En primer lugar hay que decantarse por las elaboradas en casa y no por las precocinadas que se compran congeladas en el supermercado. Al hacerlas uno mismo estaremos ahorrando una importante cantidad de grasas poco saludables que suelen tener los alimentos procesados.

A la hora de realizar el relleno existe la posibilidad de reemplazar la leche entera por la desnatada, incluir verduras y carnes magras en el relleno y evitar el queso. Como acabamos de comprobar, además de los alimentos que usemos para su preparación, la clave para conseguir una croqueta ligera también se encuentra en la manera de cocinarla.

En lugar de usar la freidora o la sartén, optaremos por prepararla al horno. Una vez que se reboce la masa las pondremos sobre una bandeja forrada con papel vegetal. Tienes la posibilidad de darles un toque más dorado si las pintas un poco con huevo batido. Para que salgan estupendas hay que poner el horno a precalentar durante 10 minutos a 200 grados. Una vez transcurrido ese tiempo introduciremos la bandeja con los bocaditos para que se hagan en 20 minutos. A los diez minutos les daremos la vuelta para que se hagan por todos los sitios. Estarán listas cuando hayan adquirido el color dorado que tanto les caracteriza. Crujientes y riquísimas para comer.

Como acabamos de comprobar, algunas comidas pueden reducir su número de calorías si se varían ciertos ingredientes y variamos el método de preparación. Siempre mejor al horno que en una sartén con aceite.

Noticias relacionadas

Los más vendidos

Etiquetas

Últimas noticias