Nutrición

El caso de Misael, el niño de 76 kilos que no puede dejar de comer

El caso de Misael, el niño de 76 kilos que no puede dejar de comer
misael
0 Comentar

Tiene apenas cinco años, pero su vida no es la de un niño más. Misael Caldogno Abreu pesa 76 kilos, una cifra tres veces superior a la de cualquier menor de su edad. Por mucho que lo intenta, no consigue perder peso. El problema es que sufre el síndrome de Prader Willi, que se trata de una dolencia rara que hace que tenga hambre a todas horas, además de existir una tendencia a sufrir diabetes, baja capacidad para sentir dolor y alteraciones en el control de la temperatura. A continuación te damos más detalles sobre el caso de Misael, el niño de 76 kilos que no puede dejar de comer.

Al nacer apenas llegó a los tres kilos, pero su madre, Josiane de Jesus, vio que algo no iba bien al principio. “Desde que nació comía mucho”, asegura. Incluso cuando le daban pecho solicitaba más, “mucho más de lo que podíamos creer”.

Su altura y peso poco tiene que ver con la de un niño de su edad. Además de arrastrar un problema de sobrepeso importante también presenta problemas para respirar en la cama. Su padre explicó en el diario británico ‘Metro’ que todo resultaba muy complicado para él, ya que se trata de un “bebé con peso de adulto”. Lo han intentado todo para que pierda los kilos que le sobran, pero no resulta tan sencillo como parece. De momento, sigue una dieta bastante estricta, baja en grasas y realiza a diario caminatas de 40 minutos. Pese a ello, su peso continúa incrementándose.

Los padres de Misael temen que en cualquier momento el niño deje de respirar y fallezca debido a la enfermedad tan peculiar que está sufriendo. El síndrome de Prader Willi es una condición genética rara que provoca un retraso en el desarrollo y un apetito insaciable.

Este menor es natural de Espirito Santo, Brasil. Hay mucha preocupación en el entorno del menor debido a su débil estado de salud. “El corazón se ve sofocado y trabaja bajo mucha presión”, reconoce el padre. Realiza un llamamiento para que la gente le pueda ayudar, ya que si Misael “no recibe el tratamiento que necesita, hay una enorme probabilidad de que su vida corra se acabara”.

Sin remedio conocido

Esta enfermedad, considerada como rara, afecta a una persona de cada 10.000 a 30.000 en todo el mundo, según los Institutos Nacionales de Salud. De momento no se conoce ninguna cura que pueda remediar este problema.

Por mucho que cuida su alimentación y practica ejercicio, el pequeño Misael no consigue desprenderse de esos kilos de más que le llevan persiguiendo desde que era casi un bebé. Esa necesidad de comer y comer le ha llevado a tener casi un cuerpo de adulto con apenas cinco años, algo que no resulta muy común entre los pequeños de su edad.

Noticias relacionadas

Los más vendidos

Etiquetas

Últimas noticias