Salud

¿Qué ocurre cuando los tejidos y las tallas de ropa no son los adecuados?

¿Qué ocurre cuando los tejidos y las tallas de ropa no son los adecuados?
roja-ajustada
0 Comentar

Pantalones muy ceñidos, calcetines pequeños que dejan marca o zapatos demasiado estrechos. Nuestro equilibrio corporal se puede ver afectado por estos motivos. En este artículo te explicamos qué ocurre cuando los tejidos y las tallas de ropa no son los adecuados.

Incluso los propios profesionales tienen problemas para encontrar el origen de las patologías debido a que las personas acuden a las consultas con prendas totalmente diferentes a las que usan en el día a día, ya sea para realizar ejercicio o en el trabajo. Más que la propia ropa, el inconveniente es el tejido del que se componen, que no siempre resulta el adecuado para desempeñar ciertas actividades. En el caso de usar prendas ajustadas procura que sean de tejidos transpirables y elásticos para que absorban el sudor y se adapten mejor al cuerpo.

Por ejemplo, cuando unos calcetines dejan marca a causa de la goma superior, esto puede resultar bastante problemático para las personas que cuentan con un empleo sedentario, que pasan mucho tiempo sentados y que retrasa la circulación. En los viajes largos también se debe apostar por los calcetines holgados, mientras que los deportistas necesiten unos que faciliten la transpiración y eviten el exceso de sudoración.

A la hora de dormir también se deberían quitar los calcetines, ya que durante este espacio de tiempo se solucionarían los contratiempos que podrían crearse a consecuencia de las prendas muy apretadas.

En el caso del calzado, cuando resulta muy ajustado se llegan a generar deformidades en los dedos y se producen problemas de equilibrio debido a que el pie no puede conseguir toda la información de la superficie sobre la que pisa. Esto provoca que resulte más fácil caer y se incremente el riesgo de fractura.

Las personas que llevan unas camisas demasiado ceñidas impiden abrir correctamente la caja torácica y oxigenar la sangre debido a la limitación de la respiración. Además, cuando se trabaja con cargas también se reduce mucho la movilidad. En el caso de los antebrazos, cuando se ven apretados por un tejido que no es elástico acabará perdiendo potencia al no poder el músculo desarrollar toda su fuerza. Algo similar ocurre con los pantalones muy ajustados, que impiden la contracción y expansión de los músculos. El resultado serán unos problemas circulatorios y una inadecuada ventilación, que desencadenará en mal olor. También se recuerda las complicaciones en la fertilidad en el caso de los hombres con los pantalones muy apretados.

Las mujeres deben reparar en el uso de los sujetadores. Lo adecuado es que se utilice una talla correcta y que los tirantes presenten una anchura que proporcione comodidad. Una talla inferior acaba limitando bastante la movilidad. En cuanto a los hombres que utilicen la corbata, la recomendación de los expertos pasa por escoger una camisa que tenga el cuello bastante ancho para que se pueda abrochar el último botón sin que apriete demasiado la parte superior de la tráquea.

En realidad, lo importante es que se vista con ropa cómoda. Esto debe imperar sobre el estilo de las prendas.

Noticias relacionadas

Los más vendidos

Etiquetas

Últimas noticias