Salud

Cómo diferenciar la alergia de la intolerancia

intolerancia
0 Comentar

Cada vez se conocen más casos de personas afectadas por alergias e intolerancias alimentarias. Algunos consideran que es lo mismo, pero son tipos distintos de reacciones, así que es necesario diferenciarlas. En torno a dos millones de españoles presentan algún tipo de alergia a los alimentos, mientras que la incidencia de la intolerancia al gluten y a la lactosa alcanza el 1 y el 40%, respectivamente. En este artículo te mostramos cómo diferenciar la alergia de la intolerancia.

Presentan unos síntomas muy parecidos. Cuando se ingiere un alimento del que es intolerante lo más probable es que esa persona se empiece a sentir mal, mientas que cuando se trata de una alergia la reacción podría poner la vida en peligro.

En el caso de las alergias, el afectado presenta una sensibilización previa al alimento, estando con anterioridad en contacto a él para desarrollar esta sensibilización. La reacción tras la toma de un producto que causa alergia apenas tarda una hora, aunque puede haber casos excepcionales. Por su parte, en las intolerancias no existe ninguna vinculación con el sistema inmune y los alimentos consumidos no se asimilan de la manera adecuada, ya sea por sustancias añadidas o que están presentes de forma natural en ellos.

La principal diferencia entre ambos reside en la gravedad de los síntomas. La alergias presentan más complicaciones, llegando en ocasiones a causar la muerte en función del grado de sensibilidad. Los principales órganos afectados son las vías respiratorias, la piel, el sistema cardiovascular y el aparato digestivo. Estos síntomas vienen acompañados por problemas de diarreas, vómitos, náuseas, mareos, pérdida de conocimiento y dolor abdominal.

Por su parte, los principales síntomas de la intolerancia se asocian al aparato digestivo. Tanto los intestinos como el estómago se ven incapaces de asimilar los alimentos y acaba produciéndose diarreas, vómitos y molestias estomacales.

Para diagnosticar las intolerancias alimenticias bastará con realizar un análisis de sangre, que pueden ir acompañadas de pruebas como biopsias para comprobar si se han producido daños más importantes. En el caso de las alergias, se desarrollarán análisis cutáneos con los supuestos alimentos que provocan el problema.

Hasta hace unos años, para solucionar los casos de alergia alimentaria se optaba por suprimir de la dieta el citado alimento, pero ahora se está cambiando el método y se ponen en marcha protocolos de inducción de tolerancia, sobre todo en aquellos que tienen alergia al huevo y a proteínas de la leche. Consiguen recuperarse en un 90% de los casos en edad infantil. Los intolerantes a productos como la leche o el gluten deberían evitar en la medida de lo posible su ingesta para mejorar su salud y además no incrementar la irritación del aparato digestivo.

Entre los consejos que dan los expertos está revisar bien las etiquetas en el supermercado antes de comprar, evitar la contaminación cruzada que puede haber en la cocina debido a la incorrecta manipulación de los alimentos perjudiciales para el intolerante o el alérgico. En el caso de tener algún tipo de duda es preferible acudir a la consulta de un alergólogo.

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias