Entrenamiento

El ejercicio beneficia más que reducir la alimentación

healthworks10
0 Comentar

Una investigación realizada en la Universidad de Granada llega a la conclusión que el ejercicio físico aeróbico combinado con entrenamiento de fuerza contribuye de manera más eficiente a la mejora de la salud cardiovascular de las personas con sobrepeso que reducir la cantidad de alimentación un 30%. Este trabajo se puso en práctica con ratas obesas y el resultado se acaba de publicar en la revista ‘Nutrition, Metabolism and Cardiovascular Diseases’. Por lo tanto, el ejercicio beneficia más que reducir la alimentación.

Por lo tanto, si tienes que elegir entre estos dos factores, piensa que la actividad física contribuirá a quemar más grasa que si siguieses una dieta muy estricta. Esta investigación se ha encargado de demostrar con una base científica que la práctica deportiva ayuda a prevenir el riesgo cardiovascular más que la restricción de comida. Todo esto se ha probado con ratas obesas, por medio de un programa innovador de ejercicio aeróbico por intervalos, además de fuerza, que permite mejorar el perfil cardiometabólico.

Virginia Aparicio es la autora de este estudio y pertenece al departamento de Fisiología de la Universidad de Granada. Recuerda que la obesidad es uno de los principales factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares, ocupando el primer puesto como responsable de fallecimientos en los países desarrollados, incluso por delante del cáncer.

Durante un par de meses, los responsables del estudio dividieron a las ratas en cuatro grupos distintos. Por un lado, a uno de ellos se le sometió a sedentarismo sin restricción de calorías; restricción de alimentos, sólo ejercicio y ejercicio unido a una restricción de calorías. Aparicio señaló en un comunicación que la mayoría de intervenciones que se hicieron con los ratones fueron exitosas, pero gracias al programa de ejercicio se mejoró el perfil inflamatorio y la composición corporal de las ratas. El resultado fue un incremento de la masa muscular y una disminución de la masa grasa.

En el grupo de animales a los que se le aplicó una restricción calorías se apreció que el peso también se reducía, aspecto que no ocurrió con el ejercicio. Sin embargo, esa pérdida de peso se vincula a una menor masa muscular, lo que facilita un descenso del metabolismo basal, que se trata de la energía que el organismo consume para desarrollarse.

Las posibilidades de recuperar el peso perdido después de una dieta son muy altas, como señala la investigadora, o que obligue a las personas con sobrepeso a disminuir la cantidad de comida y las calorías cada vez más para no acabar con el efecto rebote en sus carnes. La mayoría de las dietas requieren de mucha fuerza de voluntad para no abandonarlas a medias.

El ejercicio físico resulta esencial

Este trabajo de investigación que lideró la catedrática Pilar Aranda contó con la financiación del Plan Nacional I+D+i del Ministerio de Ciencia e Innovación. La conclusión es que recomiendan incluir actividades deportivas con estas características en la rutina diaria, tanto aeróbico como fuerza, para que la pérdida de peso se acompañe de mejorías durante una mayor cantidad de tiempo. Puede ser la solución perfecta a los males de las personas con sobrepeso.

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias