Salud

Utilizar el transporte público disminuye un 40% el riesgo de obesidad

Utilizar el transporte público disminuye un 40% el riesgo de obesidad
bus
0 Comentar

Gestos tan sencillos como coger el autobús o el metro pueden salvar vidas. Y no lo decimos únicamente por la seguridad que pueden proporcionar estos medios. Al parecer, según los datos de la Unión Internacional del Transporte Público (UITP) y de los que se hace eco la Asociación de Empresas Gestoras de Transportes Colectivos Urbanos, utilizar el transporte público disminuye un 40% el riesgo de obesidad y de diabetes.

Esta investigación corrió a cargo del Centro de Salud de Osaka, en Japón. El uso del bus o del metro a diario conseguía reducir las posibilidades de contar con una presión arterial alta o problemas de sobrepeso. Entienden que la utilización de estos medios de transporte fomentan el ejercicio y una vida más activa, de ahí que le otorguen un aspecto más a tener en cuenta a la hora de subirse en ellos.

Insisten en la necesidad de que las administraciones fomenten su uso. Además, la falta de actividad deportiva y el sedentarismo son los responsables de millones de muertes en todo el mundo. Por ejemplo, una persona que tenga que acudir a su puesto de trabajo en autobús o en metro tendrá que ir caminando hasta la parada desde su casa y continuar caminando una vez que se baje. Nada que ver con lo que realizan aquellos que utilizan el coche, que solamente tienen que subirse debajo de casa a él y conducir hasta las puertas de la empresa. Los metros que camina son escasos.

Pero a los problemas de salud también se le unen los de contaminación del aire. En un 70% está provocado por el tráfico de vehículos, que anualmente acaba con la vida de dos millones de personas.

Entre los datos que manejan los responsables de este estudio se encuentra que por cada pasajero que realiza un par de kilómetros, el porcentaje de mortalidad del tráfico en medios públicos representa una décima parte de la de los vehículos particulares. Según las estimaciones que manejan desde estas organizaciones, si se duplicase durante los próximos años el número de personas que viajase en transporte público se salvarían unas 180.000 vidas en 2025.

Estas asociaciones también apuestan por elaborar los proyectos de movilidad urbana en función de una serie de beneficios que pueda otorgar a la salud ciertas actuaciones como la implantación de más carriles bici, rutas y vías peatonales y zonas verdes en el corazón de las ciudades. El resultado serían lugares más sano y limpios. Para ello es necesario que se piense siempre a largo plazo, para que los beneficios fuesen mayores.

Medidas pensadas en el peatón

El objetivo que plantean los encargados de realizar este estudio es que se pongan en marcha propuestas para potenciar el empleo del transporte público en las ciudades, para que de esa manera puedan convivir en armonía métodos de desplazamiento como el coche particular con otros más sostenibles y responsables como la bicicleta o caminar. Lo que está claro es que si no se dispone de unos medios de transporte públicos adecuados resultará complicado que la gente apueste por ellos.

Noticias relacionadas

Los más vendidos

Etiquetas

Últimas noticias