Entrenamiento

Actividades alternativas al running

aqua-jogging
0 Comentar

El running genera amor y odio a partes iguales. Entre los que disfrutan de esta disciplina se encuentran aquellos que consiguen mantenerse en forma y además lo pasan genial corriendo. Encuentran en ella una clara motivación para disfrutar del deporte. Entre los críticos están aquellos que advierten de los peligros que supone el deterioro de las rodillas y pies a consecuencia del constante impacto contra el suelo. Por eso hoy te vamos a proponer actividades alternativas al running, que también contribuyen a mantenerse en forma y bajar de peso.

Natación: a muchos corredores les cuesta mucho dar el salto a la piscina. Lo consideran un aburrimiento y no logran ver a corto plazo los resultados. Hay que aprovechar la relajación mental y la sensación de libertad que aporta este deporte. Es una actividad de cardio que tonifica el cuerpo y además sin el inconveniente del impacto. Los expertos lo definen como la actividad más sana y completa, ya que trabaja la resistencia, la flexibilidad y la fuerza al mismo tiempo.

Aqua running: consiste en pasar del asfalto a la piscina, y todo ello sin que se vean afectadas las articulaciones.  Además de evitar el impacto, también incrementarás la intensidad del trabajo cardiovascular. Debido a la resistencia que presenta el agua harás una sesión de fuerza con más intensidad, en el que además tomará parte el tren superior.

Indoorwalking: una alternativa a las cintas de correr de los gimnasios son las máquinas elípticas, que consiguen aportar un ejercicio cardiovascular muy parecido pero con la ventaja de ahorrarse el impacto. Además también consiguen trabajar los brazos. Para que no te resulte tan aburrida esta actividad puedes decantarte por una clase de indoorwalking, que es muy similar a las sesiones de spinning, pero empleando elípticas en vez de bicicletas

Caminar: para una persona a la que le guste correr, caminar también puede ser otra disciplina adecuada para ‘matar el gusanillo’. Es bastante similar al running, pero con mucha menor intensidad. Como mínimo hay que ejercitarse durante una hora para que se aprecien las mejoras cardiovasculares. En el caso de que sea capaz de alternar la caminata tranquila con un paso más rápido, el deportista hará un entrenamiento de intervalos muy parecido al que realizan los corredores.

Caminar, es sin lugar a dudas, la actividad que más se asemeja a correr y no hace falta nada especial para hacerlo. Incluso se puede practicar en cualquier momento, ya sea de camino al trabajo, para acudir a la compra o para realizar cualquier recado. Eso sí, aunque no requiera de mucha exigencia, el calzado debe ser el adecuado para proteger las piernas y garantizar la comodidad. Si te atreves a caminar por el monte, lo adecuado es que lo hagas con el calzado idóneo para evitar torceduras de tobillo.

Hay mucha gente que con el tiempo tendrá que apartarse del running debido al desgaste de las articulaciones, así que cualquiera de estas opciones le vendrá de maravilla para mantenerse en forma. Al principio costará adaptarse a los nuevos deportes, pero el cuerpo lo agradecerá.

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias