Sexo

Coresgasm, el método para llegar al orgasmo mediante el ejercicio (vídeo)

Coresgasm, el método para llegar al orgasmo mediante el ejercicio (vídeo)
coregasm
0 Comentar

Las mujeres tienen la posibilidad de alcanzar el orgasmo por distintos canales. Existe la posibilidad de que en el gimnasio lleguen al clímax sin que ninguna persona lo note. Y todo ello es gracias al coregasm, el método para llegar al orgasmo mediante el ejercicio.

La explicación es bien sencilla. Al realizar una actividad física se liberan dopamina y endorfinas, que resultan básicos para alcanzar el orgasmo. Si a esto se le une la tensión en las extremidades inferiores y en el abdomen, el resultado puede ser una estimulación del clítoris que sentirá una sensación de placer muy agradable.

Detrás de esto hay una explicación científica que se ocupan de darla investigadores de la Universidad de Indiana. Ellos se encargaron de darle nombre a este fenómeno y según su trabajo, sólo ocurre en el caso de la población femenina. Para realizar este estudio contaron con la participación de 370 mujeres, con edades comprendidas entre los 18 y 63 años, que reportaron orgasmos inducidos por la actividad deportiva. ¿Y con qué tipo de ejercicios conseguían llegar al clímax? Algo más de la mitad, en concreto el 51%, reconocía que a través de los abdominales; el 27% levantando pesas; un 20% con el yoga; un 16 con el ciclismo; un 13% con el running y un 10% caminando.

Lo más lógico es que alcancen el orgasmo aquellas mujeres que cuentan con unos músculos pélvicos fuertes. A la hora de hacer ciertos ejercicios que se dedican al fortalecimiento de cuadríceps, abdomen y muslos interiores acaban estimulando el clítoris. A continuación te damos unos ejercicios que te pueden resultar de gran interés para conseguir el orgasmo mediante la práctica deportiva.

Coordinación lumbo-pélvica sentada: hay que sentarse con la espalda recta sobre la pelota. Los glúteos se deben contraer y con el coxis se realiza un círculo imaginario. Habrá que realizar diez círculos hacia un lado y otros diez al contrario.

Coordinación lumbo-pélvica acostada: este ejercicio requiere tumbarse boca arriba sobre una colchoneta. Con los pies apoyados en el suelo y separados más o menos a la altura de los hombros, se doblan 90 grados las rodillas. Con esta posición hay que levantar la cadera contrayendo glúteos, abdomen y el suelo pélvico con diez repeticiones. En total se recomiendan tres series de diez repeticiones cada una con unos minutos de descanso.

Ejercicios de Kegel: de manera voluntaria se deben contraer los músculos que retienen el recto y la vejiga, aguantando la contracción durante cinco segundos mientras permanecemos recostadas sobre el suelo. En ningún momento deben contraerse los muslos, abdomen o glúteos. Lo aconsejable serían diez series de diez repeticiones, con un descanso entre cada una de ellas. Existe la posibilidad de ponerlo en práctica durante la micción. Sólo habría que interrumpir el chorro de orina.

Combinado: también existe la opción de realizar los ejercicios de Kegel sobre una pelota de fitness y sumarle las contracciones de glúteos y de abdomen. Una vez que lo realices, desplaza la pelvis hacia delante y arquea el tronco.

Con estos ejercicios seguro que tienes la posibilidad de alcanzar el clímax.

Noticias relacionadas

Los más vendidos

Etiquetas

Últimas noticias