Alimentación

Consejos para añadir frutas y verduras en la dieta

fruta_verdura_-video
0 Comentar

Las frutas y verduras resultan esenciales para garantizarnos una adecuada salud. Entre otras cosas contribuyen a proteger los huesos, controlar el colesterol y la presión arterial, mantener las arterias flexibles y mejorar la salud del sistema digestivo, cerebro y ojos. Sin embargo, para algunas personas continúa siendo todo un problema alcanzar las cinco raciones diarias de frutas y verduras que recomiendan los expertos. Además del sabor, que no acaban de convencer a algunos, también echa para atrás a la gente el precio, exigen mucho tiempo para su preparación y una falta de familiaridad con estos alimentos. Por eso a continuación te damos unos consejos para añadir frutas y verduras en la dieta.

-Márcate un objetivo: los que no estés acostumbrados a consumir este tipo de productos deberían ir aumentando la dosis de alimentos poco a poco. Añadiendo una pieza de fruta o vegetal al día será la mejor solución. Cuando te acabes acostumbrando a ello ya no supondrá ningún inconveniente para ti comerlas.

-Procura incorporarlas a tus menús sin que se note: tienes la posibilidad de echar calabacín o zanahoria rallada en las salsas de carne, pasta o los guisos. Apenas los notarás y será una buena manera de consumirlas.

-Introduce alimentos nuevos: uno se acaba cansando de comer siempre lo mismo. Si un día tras otro consumes manzanas y plátanos, lo más probable es que le acabes cogiendo manía. Prueba algo distinto como piña, kiwi u otros vegetales que te resulten exóticos.

Combínalos a tu gusto: prepara las frutas en forma de macedonia o como batido si le echas algo de leche.

-Puedes incorporarlos triturados: una buena solución para los sándwich, en lugar de la típica mayonesa o una salsa de bote, puede ser un aguacate machacado con cebolla y tomate. Si a ello se le añade unas rodajas de tomate y unas hojas de lechuga, el plato será completo.

-Añadirlo a los patés y salsas: cuando prepares un puré o un paté de legumbres, por ejemplo, también puedes enriquecer este plato con el sabor natural del brócoli, zanahorias o calabacín.

-Consumirlo bebido: un vaso de zumo de vegetales puede ser un perfecto sustitutivo de los refrescos, que están cargados de azúcar. Te acabarás ahorrando unas 8 cucharadas de azúcar.

-Para desayunar: no hay mejor manera de comenzar el día que con un buen desayuno. Lo adecuado sería suprimir la bollería industrial por una tortilla de champiñones y cebolla, o incorporar a los cereales un puñado de frambuesas, fresas o frutas deshidratadas.

Cocinar las verduras a la plancha: para disfrutar de las propiedades de los vegetales no hace falta consumirlos en crudo. Puedes prepararlos al vapor o asados. En una sartén echa una gota de aceite y le añades calabacín, zanahorias, cebollas, pimientos y espárragos. Una vez que estén listos puedes echar un poco de sal.

-Ahórrate el trabajo: si lo único que te echa para atrás es el tiempo que pierdes pelando y cortando las verduras, algunas compañías de alimentación ya lo venden preparado y limpio para que sólo tengas que echarlo a la sartén o a la olla.

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias