Alimentación

Cómo puedo saber si un huevo está fresco

Cómo puedo saber si un huevo está fresco
huevos
0 Comentar

Uno de los alimentos más consumidos en el mundo es el huevo, pero también se puede considerar como uno de los productos que más dudas provoca. Hay personas que no lo consumen con frecuencia por miedo al colesterol. Con el tiempo se ha demostrado que su ingesta contribuye a la obtención de minerales, proteínas y vitaminas que le aportan grandes beneficios al organismo. Sin embargo, lo que más echa para atrás a los consumidores a la hora de comerlo es la seguridad. Por eso, a continuación te explicamos cómo puedo saber si un huevo está fresco.

Con el paso de las semanas su calidad se ve comprometida, sobre todo cuando se encuentra en unas condiciones poco adecuadas. Es necesario aprender a identificar la frescura.

La cáscara es la que se ocupa de proteger al alimento de la contaminación por microorganismos, lo cual resulta bastante común cuando no se le otorga el trato conveniente. Sin embargo, en ciertas ocasiones la propia cáscara se acaba convirtiendo en el principal canal de comunicación debido a que sí se encuentra muy sucia, la carga de microbios se multiplica, con riesgo de que penetren las baterías y lleguen a la yema.

Para que un huevo se encuentre en las mejores condiciones hay que almacenarlo en el sitio correcto. Otros aspectos que nos ayudarán a saber si el alimento está fresco son los siguientes:

-Cuando se agita es preciso que en el interior no se escuche como si hubiese líquido.

-Procura que la cáscara esté intacta y limpia.

-Uno de los métodos más utilizados para comprobar su frescura es meterlo en un vaso con agua. En el caso de que se hunda significa que se encuentra fresco el huevo, mientras que si flota estará en mal estado.

-Si en el momento de cascar el huevo la clara se dispersa será señal de que ha perdido la frescura.

-La yema debe permanecer intacta y debe presentar al trasluz como una sombra, sin que se aprecie contorno.

-Cuando se reviente es preciso que la clara sea transparente, con un aspecto gelatinoso y sin ningún componente extraño.

-No debe desprender olores extraños.

-Después de cocerlo y cortarlo, la yema debe contar con un aspecto compacto.

Es importante que para conseguir unos huevos lo más frescos posibles se guarden en el lugar adecuado, es decir, su cartón original y en un sitio seco y fresco. Con estas condiciones llegan a alargar su periodo de consumo hasta las tres semanas. Los platos que contengan este alimento cocinado se pueden mantener en el frigorífico, dentro de un envase hermético, hasta cuatro días.

Cuando se preparen huevos cocidos para una comida campestre lo adecuado sería conservarlos en una nevera con aislación térmica y hielo. No hay que olvidar que uno de los mayores riesgos en materia de salud que existen a consecuencia del consumo de huevo en mal estado es la salmonela, que es un patógeno que se filtra por medio de la cáscara o a través de aves infectadas. La cáscara resulta muy vulnerable, llegando a filtrarse las bacterias por la cáscara.

Noticias relacionadas

Etiquetas

Últimas noticias