Alimentación

Alimentos que reparan el hígado graso

Alimentos que reparan el hígado graso
ACELGAS.jpg
0 Comentar

Las personas que tienen el hígado graso presentan una serie de alteraciones en este órgano. El principal problema reside en la acumulación excesiva de grasa en sus células, sobre todo por el consumo de alcohol. Lo detectarás porque aparece una hinchazón y dolor en la zona superior del abdomen, malestar, fatiga crónica y pesadez después de comer. En este artículo te vamos a dar unos alimentos que reparan el hígado graso y que solucionarán muchos de tus problemas.

No hay que olvidar lo importante que resulta el hígado para garantizar el adecuado funcionamiento de nuestro organismo. Se ocupa de hacer funciones vitales, ya que entre otras cosas neutraliza y actúa como filtro para remover y destruir los desechos. Para que el hígado se recupere es necesario introducir en la dieta sobre todo frutas y verduras crudas. Entre estos vegetales se encuentran los siguientes alimentos.

-La acelga: este tipo de verdura destaca por su contenido en agua, potasio, hierro, magnesio y vitaminas. Resultan de gran valor para depurar y rejuvenecer el hígado, sobre todo debido a la presencia de clorofila. En la medida de lo posible se recomienda consumir este alimento de manera cruda, sin cocinar, en ensaladas; o hervidas muy poco tiempo con algo de agua. En lugar de comerla en el plato, también puedes añadir este vegetal a tus zumos acompañándolo con algo de limón.

-La manzana: se compone de una gran cantidad de antioxidantes, que trabajan de manera activa contra las grasas retenidas y los radicales libres. Debido a la presencia de ácido málico en este tipo de fruta, que la puedes encontrar en las tiendas durante todo el año, se consigue prevenir la aparición de piedras en el hígado y en los riñones. Tampoco hay que olvidar su contenido en pectina, que contribuirá a acabar con los metales pesados del cuerpo. Los expertos en nutrición recomiendan el consumo de una manzana a diario, a poder ser con piel para aprovechar la fibra. En el caso de que te aburra comerla siempre de la misma manera, puedes hacer un zumo, cocerla o rallarla. Lo importante es buscar alternativas que nos empujen a ingerirla.

-El pomelo: este tipo de fruta cuenta con naringena, que se ocupa de activar los químicos que trabajan en la oxidación de los ácidos grasos. Otros beneficios que reporta al organismo el pomelo son la disminución del síndrome metabólico y la reducción de la grasa corporal, que son algunos de los factores de riesgo que contribuyen a la aparición del hígado graso. Procura tomar a diario un zumo de pomelo para impulsar la producción de enzimas desintoxicantes de este órgano para acabar con las toxinas.

Hay que tomarse en serio este problema

Aunque a simple vista no te cause muchos dolores, hay que concederle la adecuada importancia al hígado graso. Lo mejor es que adoptes unos hábitos lo más saludables posibles, en donde la dieta debe ser equilibrada, sin excesos y practicando ejercicio físico con regularidad. De esa manera estarás previniendo la aparición de este problema, que afecta, por lo tanto, a la gente que no se cuida.

Noticias relacionadas

Los más vendidos

Etiquetas

Últimas noticias