Sexo

¿Por qué se pierden las ganas de tener sexo?

sexo33
0 Comentar

Uno de los grandes placeres de esta vida es el sexo, que además podemos disfrutar con regularidad en nuestra vida diaria. Sin embargo en ciertos momentos se nos quita el interés y las ganas por distintos motivos. Eso puede llegar a provocar que la relación se pareja se tambalee, sobre todo si la otra persona se muestra más activa en la cama. En este artículo te explicamos por qué se pierden las ganas de tener sexo, algo que ocurre con mucha frecuencia entre las personas que ya llevan un tiempo juntas.

Existen varias razones que pueden explicar esta disminución del interés sexual. Por un lado puede deberse al estado de gestación de la mujer, a motivos personales o del trabajo, problemas económicos, familiares o con la propia pareja. Suele ocurrir en muchas ocasiones que debido a la rutina muchas personas no lleguen a disfrutar de las relaciones íntimas con la misma intensidad que antes, lo que provoca que las ganas disminuyan de manera importante. Después de practicar el sexo casi a diario, comprobarás que todo ello quedará reducido a lo mínimo. Es decir, a mantener relaciones el fin de semana, y a veces ni eso.

Para recuperar el deseo sexual es preciso identificar en primer lugar las causas que provocan esta falta de ganas. Una vez que lo tengas claro ya podrás solucionarlo. Entre los motivos más frecuentes se encuentran los problemas con la pareja o la rutina sexual, así que se puede hablar con la otra persona abiertamente sobre el tema para encontrar una solución a los problemas. No hay que olvidarse que se trata de algo que afecta a los dos miembros de la pareja, por lo que también hay que hacer partícipe a la pareja.

Probar cosas distintas

En algunos casos las relaciones pueden llegar a deteriorarse e incluso acabar en ruptura por la pérdida de sexo. Con que uno de los dos componentes de la pareja pierda el deseo sexual será suficiente. También puede ocurrir que esa pasividad en la cama también se contagie al otro.

Una buena solución pasa por probar nuevas posturas sexuales y mantener relaciones en lugares poco comunes. La cama se convertirá en un lugar prohibido para esto, que sólo se usará para dormir por las noches. Por lo tanto se abandonará la comodidad y la rutina para buscar nuevos emplazamientos como la ducha, la cocina, el sofá. En ellos habrá la posibilidad de dar rienda suelta a la pasión y a la imaginación.  De alguna manera todas las historias que ves en las películas también se pueden hacer realidad, aunque al principio te sientas un tanto cortado. Lo que se pretende es darle un nuevo sentido a las relaciones íntimas.

Recuerda que es preciso conocer cuál es la causa concreta de esta pérdida de deseo sexual, y una vez que se solucione todo resultará más sencillo. Esto no es un problema que afecte solo a las personas mayores, muchas parejas de 30 años también lo acaban sufriendo después de algún tiempo juntos.

Temas

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias