Salud

La niña ‘biónica’ que no siente dolor, ni hambre ni sueño

La niña ‘biónica’ que no siente dolor, ni hambre ni sueño
niña-bionica
0 Comentar

Después de ser atropellada por un vehículo se levantó del suelo con unos cuantos rasguños, pero sin gestos de dolor o malestar. ¿Pasa algo?, le espetó a su madre. El caso de Olivia Farnsworth resulta bastante curioso. Se le define como la niña ‘biónica’ que no siente dolor, ni hambre ni sueño.

Los propios médicos definen a esta pequeña de siete años como de ‘biónica’ por una rareza en el ADN. Lo que en realidad le hace diferente es la ausencia del cromosoma 6. En el mundo estiman que existen unos 15.000 casos de anomalías derivadas de cromosomas, pero el caso de Olivia es único en el mundo en el que se evidencian los tres síntomas de no dormir, no tener hambre ni dolor en una sola persona.

En declaración al Daily Mail, su madre reconoce que “no sabe lo que es el peligro” en realidad. Pone el ejemplo del coche que la atropelló y que la arrastró durante unos cuantos metros. Le dejó las marcas de los neumáticos en el pecho y la cadera y la piel se le levantaron a causa de las rozaduras. Se levantó con naturalidad, como si nadie hubiera ocurrido, ante la sorpresa de las personas que presenciaron este percance. Según explicaron los médicos en su momento, la clave estuvo que en ningún momento se tensionó durante el impacto. Al permanecer relajada pudo evitar las fracturas típicas de estos accidentes.

También recuerdan otro percance en el que se partió el labio. Pese a tener la boca llena de sangre en ningún momento lloró. En la intervención tampoco sintió ningún tipo de dolor.

Esta niña británica ha llegado a pasar tres días seguidos sin dormir. En lo que se refiere a la alimentación, come por necesidad fisiológica, pero en ningún momento el estómago se lo reclama. No podría dejar de consumir comida porque el organismo precisa de minerales y vitaminas para sobrevivir. Para que pueda descansar por las noches le suministran somníferos. Pasar tantas horas despierta tampoco resulta muy saludable para la salud.

Los padres empezaron a darse cuenta de la peculiaridad de la pequeña cuando tenía unos pocos meses de vida. Nunca lloraba y durante el día permanecía totalmente despierta. Incluso evitaba la siesta, algo muy raro para los bebés. Al cumplir cuatro años su dieta consistía sobre todo en sándwiches de mantequilla y batidos de leche, señala su madre.

En estos momentos precisas de pastillas para dormir por las noches, pero todas estas patologías no le impiden ser una niña feliz y normal como la mayoría de sus compañeros. El gran problema reside en los ataques de violencia que suele sufrir. Al no sentir el dolor no tiene miedo a arriesgarse. Tampoco puede aprovecharse del dolor como señal de alarma ante cualquier problema de salud.

En el mundo hay un centenar de personas que carecen de cromosoma 6, pero ninguno tan grave como el de esta niña británica. Los profesionales aseguran que la única solución pasa por aliviar los síntomas. Sin lugar a dudas, su historia parece más de ciencia ficción que real.

Noticias relacionadas

Los más vendidos

Etiquetas

Últimas noticias