Alimentación

Trucos para que tu hijo coma verduras

verduras
0 Comentar

Dentro de una alimentación variada y saludable las raciones de verdura que se recomiendan son de dos diarias. Puede que a los más pequeños de la casa no les resulte nada atractivo, pero hoy te enseñamos unos trucos para que tu hijo coma verduras.

Hay una serie de hábitos muy simples que pueden ayudar a que empiecen a ver los vegetales de otra manera. Sería adecuado implicar al niño en la preparación de los platos y se sienta implicado en la cocina. Con una presentación original seguro que también se siente más atraído por el menú de verduras.

En cualquier caso, los padres deben ser los que den ejemplo. Ya se sabe que los hijos intentan imitar a sus progenitores, por lo que si los mayores consumen este tipo de alimentos con frecuencia y normalidad ellos también lo harán sin que suponga ningún trauma. En el caso de que crezca sin encontrar en su menú cotidiano las verduras, lo más normal es que considere que no son tan imprescindibles.

Para que los vegetales también les entren por los ojos hay que elaborar platos divertidos, así que te proponemos que saques tu lado más creativo. Con una atractiva presentación tendrás mucho terreno ganado. No es lo mismo colocarle en un plato unos cuantos guisantes, zanahoria, tomate crudo y brócoli, que diseñarle un paisaje especial o formas divertidas.

Recetas que no fallarán

Ya se sabe que a los niños les encanta el arroz, la pasta, la pizza y las brochetas. Pero también se pueden incluir los vegetales en este tipo de platos. Hay muchas versiones de cada una de ellos, así que puedes elaborar platos sencillos con verduras y además dejándole participar en la elaboración. Unas brochetas con tomate, berenjena, zanahoria, pimiento, calabacín y cebolla despertarán su atención por los sabores. En cuanto a la pizza, puedes espolvorear en dados muy pequeños cualquiera de estos alimentos.

Otros platos estrella que también combinan a la perfección con las verduras son las croquetas, lasaña, canelones, revueltos o tortillas. Una deliciosa quiche, un pastel de verduras, un revuelto de patatas con calabacín o croquetas de coliflor resultan una estupenda alternativa. También se le puede añadir las verduras en sus platos favoritos. En el caso del arroz, puedes hacerlo salteado con espinacas, lomo y champiñones, o un bocata de pollo con tomate y lechuga.

Puede que en muchas ocasiones los niños se resistan a comer las verduras. Si la negativa se ha convertido en su comportamiento habitual lo mejor es no amenazarle con hacerle comer las verduras a la merienda o castigándole sin practicar su deporte favorito. Hay que tomarse las cosas con paciencia y no forzarlo en ningún momento.

Debe ser el que coma por su cuenta, sin que nadie le obligue. De poco servirá insistir, amenazarle, premiarle o distraerle. Cuando se alimente de una manera adecuada siempre agradecerá los elogios verbales. También se le suele recompensar con un buen postre o helado al término de la comida, pero esto no es una práctica muy recomendable. Sólo se debe realizar de vez en cuando.

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias