Salud

Diagnostican ‘llegatardismo’ a un hombre impuntual

llegatardismo-
0 Comentar

Jim Dunbar tiene un problema, y es que llega siempre tarde a todos los sitios, ya sea una entrevista de trabajo, una cita con una chica o con el médico. Resulta prácticamente imposible que llegue a su hora, pero ahora le acaban de diagnosticar ‘llegatardismo’ a este hombre impuntual. Se trata de un trastorno que le impide cumplir con los horarios.

Al parecer su cerebro no cuenta con la suficiente capacidad para estimar el tiempo que transcurre desde que inicia una actividad. Es decir, no puede estimar de forma precisa los minutos u horas que pasan. Esta patología afecta a la misma zona del cerebro que el trastorno por déficit de atención con hiperactividad.

Hasta ahora su vida había sido un auténtico infierno, ya que tanto familiares como amigos se enfadaban con él. Se sentía culpable sin posibilidad de arreglar la situación. Ahora por lo menos cuenta con una excusa. La impuntualidad durante todo este tiempo le ha provocado unos cuantos problemas. Por mucho que lo intenta no consigue cumplir con el horario previsto. Este trastorno ha provocado que le despidiesen de varios trabajos por llegar tarde, romper con varias parejas y perder algunas amistades.

Sin lugar a dudas, la vida de este hombre puede definirse como un caos. Aunque no quiera siempre se retrasará. Cualquiera de nosotros conocerá a alguien que sufra este defecto, que quedes un día con esa persona para tomar algo y aparezca media hora más tarde poniendo cualquier excusa para evitar la discusión. Sin embargo nadie sospecharía de que podría tratarse de una enfermedad crónica.

Varios ejemplos de su impuntualidad

Sólo hay una manera de que Jim Dubar llegue puntual a sus citas, y es que se equivoque o se produzca una casualidad. Recuerda que una vez se comprometió con un amigo para recogerlo con su coche a mediodía. Tenían previsto realizar un viaje, pero al final todo se suspendió porque Dubar llegó con cuatro horas de retraso. Explica al diario Evening Telegraph que su amigo se puso muy furioso porque perdieron el ferry que habían reservado.

Otra situación que tuve que experimentar, de las muchas que sufre a diario, fue cuando un amigo le invitó a comer a un restaurante y llegó tres horas tarde en relación al horario previsto. “Me he estado culpando toda mi vida por mi terrible impuntualidad”, apunta este británico de 71 años. Ahora ya se puede preguntar por qué nunca llegaba a las citas a su hora. La respuesta es que sufre un trastorno. Una vez que ha conocido esta noticia reconoce sentirse mucho más aliviado, ya que nadie le podrá echar en cara nada.

A los amigos o familiares de Jim Dubar se les podría recomendar que si desean quedar con él a las 7 de la tarde, concierten una cita un par de horas antes para que de esta manera no tengan que esperarle. En cualquier caso supone un trastorno tanto para su entorno como para el propio afectado, que no puede llevar a cabo una vida normal como el resto de personas.

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias