Entrenamiento

Qué hacer y qué no hacer en el gimnasio

gym44
0 Comentar

Uno de los principales propósitos para este comienzo de año es apuntarse al gimnasio y acudir con regularidad. Tanto si eres principiante como si ya cuentas con una cierta experiencia deberías saber qué hacer y qué no hacer en el gimnasio.

En el primer apartado, lo principal es cumplir el objetivo que te hayas marcado desde el principio, que puede ser perder el peso que nos sobre, tonificar músculos o ponernos a punto para una competición. En cualquier caso, lo importante es que nos preocupamos por la salud. Suele ocurrir con bastante frecuencia que muchas personas se atrevan a dar el paso en enero, pero no acaban cumpliendo su propósito. Antes del verano ya arrojaron la toalla.

Lo que en un principio te pareció una magnífica idea, con el paso de los días se convertirá en una obligación y muy rápido se te olvidarán los objetivos establecidos. Por eso es importante que siempre te marques una meta a largo plazo, para que puedas medir los progresos y en algunos casos resultará importante que tengas a un monitor o entrenador para que te ayuden.

Para acudir al gimnasio hay que ir bien equipado. Esto significa, entre otras cosas, llevar una toalla para limpiarte el sudor y así no dejar mojado los aparatos que vayas a utilizar. Tampoco te debes olvidar del bidón de agua para mantenerte bien hidratado durante el ejercicio. Procura usar ropa cómoda y adaptada a cada estación del año.

Por último, antes de empezar el entrenamiento hay que calentar con suavidad durante unos minutos y al término de la sesión se realizarán unos ejercicios de estiramiento. Así nos evitaremos las lesiones y aumentará el rendimiento.

Lo que no debes hacer

Cuando llegas nuevo a un gimnasio debes reunirte en primer lugar con el monitor o el responsable para que te realicen un plan de entrenamiento o te asesoren sobre los ejercicios más convenientes en función de las necesidades de cada uno. No se puede ir de entendido imitando lo que realicen los demás. Con esta actitud se suele realizar mal el trabajo y existe el riesgo de acabar lesionado. Ten en cuenta que lo que resulta bueno para unos para otros puede ser perjudicial. Algo similar ocurre con los usuarios de los gimnasios que recurren a los amigos para asesorarse en lugar del monitor.

Hay gente que piensa que cuanto más tiempo se esté en el centro deportivo más fácil nos resultará alcanzar el objetivo, pero en muchas ocasiones se pierde demasiado tiempo hablando con los demás o pendientes del móvil. Es preciso concentrarse para realizar los ejercicios correctamente. El exceso de socialización va en detrimento del entrenamiento.

Tampoco debes trabajar por encima de tus posibilidades. Dedicarle más de una hora al día o hacer varias sesiones en una sola jornada pueden resultar muy perjudiciales. Hay usuarios que ejercitan su ego en lugar del cuerpo. Levantan cargas superiores a lo que deberían y al final emplean una técnica inadecuada y se incrementa el riesgo de lesión y tampoco consiguen trabajar los músculos que deseaban.

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias