Running

Zapatillas con muelles que revolucionarán el running

Enko-Running-Shoes-1
0 Comentar

Unos problemas en la espalda obligaron al ingeniero aeronáutico francés Christian Freschi a dejar de correr. En lugar de plantarse y adoptar un estilo de vida más sedentario decidió que la solución podría encontrarse en el calzado, de ahí que invirtiese doce años en fabricar las zapatillas Enko. Sin lugar a dudas, estas zapatillas con muelles revolucionarán el running.

El creador de las Enko Running Shoes asegura que durante la carrera se producen unos “traumatismos que el organismo acepta cuando se trata de atletas profesionales”, pero en el caso de las personas con sobrepeso o con lesiones “se vuelven muy complicadas y provocan que mucha gente abandona el hábito de correr”.

Esta zapatilla se compone de un par de muelles en la parte inferior que se ocupan de absorber el impacto cada vez que el pie se apoya en el suelo, devolviendo de esta manera la energía acumulada cuando el talón despega de nuevo de la superficie para dar una nueva zancada. A diferencia del resto de zapatillas de running, esta tecnología novedosa permite amortiguar en cada apoyo hasta 20 milímetros, cuando el resto de calzado de este deporte se basa en cámaras de aire o materiales blandos.

El precio, un claro inconveniente

Las zapatillas Enko cuestan 359 euros  y su peso es de 380 gramos para el número 42 de pie. Dispone de amortiguadores adaptados al peso del deportista y a distintas velocidades, que van desde el simple paseo hasta la carrera. El peso se encuentra dentro de los estándares del mercado, pero el precio está doblando casi a las gamas altas de las principales marcas de running, como pueden ser Adidas o Nike.

El encargado de desarrollar esta zapatilla de correr ya advierte que no tienen previsto rebajar los precios porque se trata de un calzado que cuesta mucho más fabricar en comparación con el resto de zapatillas. Además, estos amortiguadores que incorpora no se degradan nunca y los botones de adherencia se pueden sustituir en caso de desgaste.

Este invento no se trata de un producto terapéutico, como aclara el creador, sino de un calzado pensado para los amantes del running, que cifran en torno a los 100 millones de personas. Este calzado surgió de la necesidad de superar un obstáculo personal. Freschi, de 61 años, se declara como uno de los 9 millones de franceses que practican la carrera continúa como ejercicio.

Cuando cumplió los 50 años le detectaron unos problemas en la espalda  que no pasaron desapercibidos para los médicos. De hecho le recomendaron alejarse de este deporte. Sin embargo, aprovechando sus conocimientos en mecánica y contando con las herramientas adecuadas consiguió diseñar unas zapatillas que le permitieron volver a correr. En 2008 y después de miles de kilómetros de pruebas y decenas de prototipos llegó a la conclusión que el producto resultante se podía comercializar.

Está previsto que las ventas comiencen a lo largo de este año 2016 con un millar de zapatillas al mes. Empezará por Internet y luego en 2017 llegarán a las tiendas físicas. Las habrá en cinco colores.

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias