Salud

Cómo evitar el ardor de estómago

Cómo evitar el ardor de estómago
ardor
0 Comentar

En algunas personas resulta bastante común que después de las comidas experimenten una sensación de quemazón en la zona superior del estómago. Eso es síntoma de que sufren ardor estomacal. Esto se produce cuando el ácido que se ocupa de comenzar la digestión regresa hacia el esófago, que la parte del tubo digestivo que junta la boca con el estómago. Existen distintas medidas para prevenirlo. A continuación te explicamos cómo evitar el ardor de estómago.

En primer lugar, para que no se produzca este problema hay que evitar siempre que se puedan las comidas demasiado abundantes y pesadas. Lo ideal sería hacer entre cinco y seis comidas diaria, con raciones reducidas, en donde la base la dieta se compusiese de alimentos ligeros.

Hay que procurar dedicarle unos veinte minutos como mínimo al acto de comer, ya que el ardor de estómago puede aparecer también por una ingesta demasiado rápida. A esto se le une que existe la posibilidad de sufrir otros problemas gastrointestinales, como hinchazón, pesadez o flatulencias.

Son varios los alimentos que pueden incrementar el riesgo de sufrir ardores estomacales debido a su composición. Para ello es necesario que los identifiques y limites su consumo. Entre ellos se encuentran los refrescos, bebidas alcohólicas, chocolate, café, ajo, cebolla, tomate, vinagre, cítricos, alimentos picantes y los fritos.

En el caso de que tengas la costumbre de meterte en la cama nada más comer, deberías saber que esta práctica provoca también los ardores e incluso los convertirá en más intensos. Antes de acostarse deberían haber transcurrido al menos dos o tres horas desde la última comida. El estómago no cuenta con el suficiente tiempo para vaciarse y podría verse interrumpido el correcto descanso por la sensación de acidez. No descartes que por la noche tengas que levantarte de la cama.

Para evitar el ardor de estómago tampoco es aconsejable hacer una actividad deportiva o entrenar después de comer. Hay que dejar que transcurran al menos un par de horas antes de ponerse a realizar un ejercicio de alto impacto que implique moverse con intensidad. No obstante, sí que sería recomendable realizar una hora de caminata nada más comer para favorecer el proceso de digestión. Eso sí, a ritmo suave.

Puede ocurrir en algunas ocasiones que aunque la cena se realice a una hora temprana los problemas de estómago aparezcan igual. Ante esa situación lo que recomiendan los especialistas es descansar un poco inclinados. Eso supone que la parte del tronco superior debe mantenerse ligeramente más elevada que la inferior. Para ello se le puede colocar una cuña de madera debajo del colchón o con una almohada. Hay que procurar evitar que se eleven solo la cabeza y la parte de los hombros, ya que la sensación de acidez se incrementaría.

No hay demasiados trucos caseros para acabar con estos problemas de ardores en el estómago, aunque uno muy utilizado consiste en beber un vaso de leche. La otra opción que se usa es la del bicarbonato con medio vaso de agua. En cualquier caso la prevención es lo más importante en estos casos.

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias