Salud

Cómo tratar el sudor excesivo

Cómo tratar el sudor excesivo
La hiperhidrosis es un transtorno que produce sudor excesivo.
0 Comentar

La transpiración supone un proceso de la piel para conseguir una temperatura constante del cuerpo. El problema se encuentra con la hiperhidrosis, que es el sudor excesivo. Resulta un trastorno bastante grave para las personas que lo padecen porque lleva a influir de manera seria en sus relaciones sociales. Afecta principalmente a partes como los pies, las axilas, las manos o el pubis. Los motivos son variados. A continuación te enseñamos cómo tratar el sudor excesivo.

Causas del sudor excesivo

Cómo tratar el sudor excesivo

En primer lugar hay que diferenciar entre hiperhidrosis primaria e hiperhidrosis secundaria. La primera se refiere sobre todo a la que afecta a una o dos partes del cuerpo y se atribuye sobre todo a una causa hereditaria. El segundo término es cuando el exceso de sudor viene provocado por otro motivo como puede ser una enfermedad. Es el caso de la obesidad, ansiedad, infecciones, menopausia, patologías cardíacas o hipertiroidismo.

Este problema de sudoración abundante influye en la vida cotidiana, ya que además de empapar la roja puede provocar infecciones en la piel. Los afectados lo sufren con vergüenza y estrés, dificultando en cierta medida su vida personal y social. En cualquier caso se hace necesario visitar a un médico para conocer el origen del problema y comenzar un tratamiento.

Cómo tratar la hiperhidrosis

síntomas del cáncer linfático

El tratamiento que se recomienda a los pacientes dependerá del grado de hiperhidrosis. Hay casos en los que se concentra en zonas concretas o incluso puede llegar a afectar a todo el cuerpo.

Antitranspirantes farmacéuticos

El primer tratamiento que se aconseja es el empleo de antitranspirantes farmacéuticos. Se colocan sobre la parte afectada para evitar el exceso de sudor. Su función es bloquear los conductos excretores de las glándulas sudoríparas para que no salga el líquido.

Es el primer remedio que se propone antes de comenzar con otros tratamientos más agresivos.

Medicación oral

En otras situaciones los especialistas recetan una medicación oral. Se prescriben en determinados casos y durante un periodo de tiempo no muy largo ya que pueden provocar efectos secundarios como visión borrosa, estreñimiento o sequedad bucal.

Iontoferesis

Otro procedimiento empleado para luchar contra el exceso de sudor es la iontoferesis. A través de esta técnica se consiguen cerrar los canales sudoríparos de forma provisional por medio de unas corrientes eléctricas de bajo voltaje. Es preciso que el afectado debe introducir la parte afectada en una especia de baño acuoso, y por medio del agua se le aplicará la corriente. La carga irá aumentado de forma progresiva hasta provocar una sensación de hormigueo. Esta terapia se suele realizar en centros médicos, aunque también hay posibilidad de hacerlo en casa en caso de contar con el aparato.

Toxina botulínica

También se consiguen buenos resultados con la aplicación de la toxina botulínica. Por lo general esta neurotoxina se utiliza con fines estéticos, pero para el exceso de sudor sirve para bloquear los nervios que estimulan la segregación de las glándulas del sudor. Durante varios meses se irán poniendo inyecciones durante la zona afectada. Hay que tener especial cuidado con este tratamiento para que no se produzcan inflamaciones, hematomas, molestias o pérdida de sensibilidad.

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias