Salud

Cómo dejar de fumar sin engordar

Cómo dejar de fumar sin engordar
fumar
Comentar

Dejar de fumar puede convertirse en un desafío o en una tortura para aquellos que pretenden acabar con este hábito. No basta con querer, también hay que sacrificarse para ello. Aunque la gente sea consciente de los graves daños que implica para la salud el tabaco, siendo el principal responsable de los casos de cáncer, parece que hay personas que aún se resisten a abandonarlo. Puede que en los primeros intentos haya recaídas o no alcances el éxito, pero esto no es motivo para decepcionarse. Cada día que pases sin fumar estarás ganando una batalla muy importante y a medida que aprendas a dominar este impulso los resultados serán mejores. Y no te preocupes si al dejar el tabaco coges unos kilos de más. Te explicamos a continuación cómo dejar de fumar sin engordar.

Es normal que exista el miedo a ganar peso cuando abandonamos los cigarrillos. Es ahí cuando surge la duda sobre la conveniencia de dejarlo o no. Parece que la comida se convierte en el sustitutivo del tabaco y eso no debería ser así. Al sufrir más estrés y ansiedad intentamos suplir la ausencia de los cigarrillos con los alimentos. Sin embargo, es posible dejar de fumar y llevar una dieta equilibrada.

Programar horarios

En primer lugar hay que planificar bien los horarios y no saltarse ninguna comida. En el caso de que ocurra esto se llegaría a doblar el estado de ansiedad. Tampoco es conveniente recurrir a unos aperitivos de distracción cuando nos surge el deseo de llevarnos un cigarrillo a la boca. Lo mejor es decantarse por frutas frescas como la manzana, la perra o las naranjas, además de los chicles y caramelos sin azúcar. Procuraremos incrementar el consumo de los alimentos ricos en fibra para saciarnos mucho antes y contrarrestar así el incremento del apetito. Esto significa que en las comidas principales le añadiremos hidratos de absorción lenta y proteínas.

La importancia del ejercicio físico

Además de organizar la dieta y apostar por menús equilibrados y saludables, también ayudará mucho la práctica del ejercicio físico. Correr, caminar, montar en bicicleta, nadar o jugar con los amigos a cualquier deporte nos resultará de gran importancia. De esta manera limitaremos el aumento de peso y durante el tiempo que estemos activos y haciendo cualquier disciplina no nos entrarán ganas de fumar.

En realidad la clave está en no obsesionarse y en romper las cadenas que nos atan a la nicotina. Es importante que uno confíe en si mismo y cuide su alimentación. Sólo de esta manera será posible dejar el tabaco sin coger unos cuantos kilos de más. Además, con una alimentación equilibrada e inteligente se rebajará la dependencia a los cigarrillos y te concienciarás sobre la necesidad de llevar una vida más sana en todos los sentidos.

Cuando abandones el hábito de fumar no sólo lo notarán tus pulmones y tus dientes, también lo sentirá el bolsillo, que comprobará como al final del mes no te gastas tanto dinero en este vicio tan molesto para la salud.

Noticias relacionadas

Etiquetas

Últimas noticias