Entrenamiento

3 situaciones en las que necesitaremos un entrenador personal

3 situaciones en las que necesitaremos un entrenador personal
Entrenador-personal
0 Comentar

A la hora de practicar ejercicio a veces nos gusta ir por libre. Entrenar a nuestro ritmo, los días que queramos y sin tener ninguna presión. Sin embargo en ciertos momentos se hace necesaria la ayuda de un profesional. Hay que valorarlo como una inversión y no como un gasto más innecesario. Con el tiempo ganarás en bienestar, salud y seguridad. Hay 3 situaciones en las que necesitaremos un entrenador personal.

1-Cuando se comienza a entrenar

En el caso de que seas un novato y nunca hayas hecho deporte ni pesas, por mucho que leas en internet y preguntes a los demás no conseguirás contar con la suficiente información para sacar el máximo partido a tu cuerpo. Todas las cuestiones que te vayan surgiendo serán resueltas por un monitor con experiencia, que se ocupará de guiarte por el camino más correcto.

Debes valorar, entre otras cosas, que te ayudará a aprender la técnica más adecuada para realizar los ejercicios y movimientos, a ejecutarlos con la postura más idónea y a activar a los músculos que correspondan. Sin lugar a dudas no dudes en recurrir a un entrenador personal en tus primeros pasos en el mundo del fitness. Será el encargado de sentar las bases de la técnica, previniendo en todo momento la aparición de ciertas lesiones y maximizará los beneficios de los entrenamientos.

2-Cuando sientas un estancamiento

Pueda ocurrir que ya lleves un tiempo ejercitándose de una manera adecuada, controlando la alimentación y descansando lo adecuado y no consigas avanzar en tu rendimiento. Llegado a este punto quizás te vendría bien contar con el asesoramiento de un profesional para que te ayude a mejorar. Entre otras cosas podría introducir cambios en tu rutina de entrenamientos, nuevos movimientos o una mejora de la técnica. En ocasiones lo único que se necesita para avanzar en el plano físico es una nueva motivación. Un entrenador personal te puede dar su punto de vista y sus consejos para salir del estancamiento.

3-Después de salir de una lesión

Después de sufrir una lesión es preciso pasar por un periodo de rehabilitación que nos obligará a ponernos en manos de un fisioterapeuta. Antes de ponernos a entrenar de nuevo con normalidad hay que atravesar por una etapa de readaptación al ejercicio físico. Está claro que no es conveniente volver a ejercitarse con la misma intensidad y las mismas cargas de antes. Hay que pasar por una fase de readaptación para que se vaya recuperando de manera progresiva el rango de movimiento y la fuerza muscular.

Cuando somos víctimas de alguna patología, sobre todo si es crónica, el trabajo controlado por un profesional se hace inevitable. Él se ocupará de que se eviten ciertos movimientos que pueden agravar la lesión o incluso provocar una recaída.

Introducir en tu rutina de entrenamientos un entrenador personal se hace necesario en estos tres momentos. Ganarás en salud y en tiempo, ya que gracias a su ayuda maximizarás los resultados. Hay monitores profesionales que por unos 50 euros al mes te pueden orientar.

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias