Dietas

Consejos para comer fuera de casa sin que lo note la báscula

Consejos para comer fuera de casa sin que lo note la báscula
comida
0 Comentar

Debido a nuestros compromisos laborales estamos obligados a comer fuera de casa más veces de las que nos gustaría. Eso hace que en ciertas ocasiones nuestra alimentación se vea perjudicada, sobre todo porque nos excedemos con las grasas y azúcares. Parece que los esfuerzos realizados en casa para llevar una dieta lo más equilibrada no sirven de nada cuando nos toca alimentarnos en restaurantes. Hoy te damos unos consejos para comer fuera de casa sin que lo note la báscula.

En casa resulta mucho más sencillo controlar lo que nos llevamos a la boca, además de elegir el método más adecuado para preparar los alimentos. Todo lo contrario a lo que ocurre en un bar, donde debemos adaptarnos a lo que hay.

Comer también es un acto social y por lo tanto cuando hablamos con nuestros compañeros de mesa parece que saboreamos cada bocado mucho más, lo que ayuda sin duda a reducir las cantidades ingeridas. Recuerda que para no llegar con un hambre voraz al almuerzo es preciso tomar un pequeño tentempié a media mañana, además de las cinco comidas que se aconsejan.

A comienzos de semana procura planificar un menú saludable. A partir de ahí intenta buscar restaurantes en donde se sirvan esos platos o al menos se aproximen a ellos. No te conformas con ir siempre al más barato o al que se encuentra más próximo a tu lugar de trabajo. Los métodos de preparación más sanos son a la plancha, a la parrilla, al vapor o la cocción, mientras que los asados y las salsas son los que más calorías nos aportarán. Procura que el menú que elijas cuente con proteínas, hidratos, verduras y grasas saludables como puede ser el aceite de oliva.

No ocurre nada malo si los platos van acompañados de patatas, eso sí, siempre que sean asadas o al horno. Son una buena guarnición con cualquier carne o pescado. En cuanto al pan, la cantidad máxima a consumir son unos 40 gramos, y siempre que se pueda nos decantaremos por el integral. En el caso de que seas vegetarianos, lo adecuado es combinar los vegetales y legumbres para conseguir una cantidad de proteínas similar a las de la carne o el pescado. Y para beber, en lugar de cerveza o vino, nos decantaremos por el agua, que es la única bebida que no cuenta con calorías. Si tienes intención de tomar vino procura pedirlo en vaso y nunca en botella, ya que siempre se acaba consumiendo más de la cuenta.

Cuidado con el postre

Uno de los momentos más delicados llega con el postre. Resulta complicado resistirse a una tarta casera de chocolate, a un helado o las natillas, pero tenemos que hacernos fuertes y elegir fruta fresca o un yogur desnatado. En el caso de que no puedas resistirte, lo mejor es que elijas un postre dulce para compartir. De esa manera controlarás mucho más lo que comes. No te fíes de algunas leyendas urbanas que aseguran que la fruta después de comer engorda más.

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias