Salud

5 trucos para beber más agua

5 trucos para beber más agua
agua
Comentar

Los expertos aconsejan que a lo largo del día se ingieran unos dos litros de agua, pero en cierta medida esta cantidad estándar no se puede aplicar a todas las personas por un simple motivo. Hay gente que mantiene una actividad física muy intensa y que necesita consumir más líquido para estar debidamente hidratado. En este artículo te daremos 5 trucos para beber más agua. Ya se sabe que en ocasiones nos cuesta un poco más de la cuenta tomarla, sobre todo cuando hace frío.

Para beber no hace falta esperar a tener sed. Comprueba el color de tu orina, y si presenta un tono amarillento u oscuro, es un claro indicio de que necesitas consumir más agua. Es importante que aprendamos a consumir el agua casi sin darnos cuenta, como si fuese un hábito más en nuestro vida. Lo mejor es distribuir las tomas a lo largo de la jornada, en lugar de bebernos un litro de agua en cinco minutos.

  1. No esperar a tener sed: cuando ocurre esto es sinónimo de que está llegando la deshidratación, así que intentaremos evitar esta situación. Lo más normal es que hagamos algo por mantener el cuerpo hidratado durante todo el día, para no experimentar la desagradable sensación que se produce cuando hay sed.
  2. El agua, siempre a mano: es importante que el agua nos acompañe a todos los sitios. Resultará más sencillo hidratarnos si tenemos a nuestro lado una botella. Por la mañana abrimos el frigorífico y nos encontramos la botella, pero durante el resto del día también podemos beber. En nuestro puesto de trabajo dejaremos una botella encima de la mesa, en el coche para hidratarnos en los desplazamientos o en la bolsa del gimnasio para cada vez que vayamos a hacer deporte. Incluso hay teorías que aseguran que un par de vasos de agua antes de las comidas nos saciarán hasta el punto de comer menor cantidad de alimentos a continuación.
  3. Darle un toque diferente: si te cansas de beber siempre agua y de su sabor, lo mejor es que de vez en cuando le añadas un poco de sabor echando unas gotas de limón o incluso una rodaja de este cítrico o de una naranja. Eso sí, no hace falta que le eches azúcar, porque les estaríamos añadiendo calorías.
  4. Cada vez que te entre hambre: cada vez que tengamos hambre y no sea la hora de la comida, lo mejor es beber agua, en lugar de picar algo dulce. Hay un aspecto a tener en cuenta, y es que cuanto más fría se encuentre más calorías conseguiremos quemar. Intenta convertir en un hábito la ingesta de esta bebida.
  5. Otras opciones saludables: hay mucha gente a la que el agua no le ilusiona, por lo que en ese caso lo mejor es que apuesten por otras fuentes saludables de líquido como pueden ser las infusiones, frutas como la sandia, melón o piña (todas ricas en agua) y vegetales.

Es importante que vayamos incrementando poco a poco su consumo, ingiriendo a diario entre 2 y 3 litros.

Temas

Noticias relacionadas

Etiquetas

Últimas noticias