Running

2 beneficios de salir a correr por las mañanas

2 beneficios de salir a correr por las mañanas
corremañana
0 Comentar

Hay corredores que salen a entrenar cuando quieren y otros que deben conformarse con aprovechar los ratos libres que le quedan al final de la jornada. Estos últimos son los que lo tienen más complicado para salir a ejercitarse por las mañanas, que es sin lugar a dudas la mejor franja para entrenar. Está claro que hay gente que tiene una agenda muy apretada cargada de compromisos laborales, sociales y familiares, son serios problemas para encontrar un hueco. En este artículo te daremos 2 beneficios de salir a correr por las mañanas.

Te adaptarás mejor a las carreras

Si consigues salir a entrenar por las mañanas te evitarás unas cuantas sorpresas el día de las carreras. Ten en cuenta que la mayoría de las pruebas tienen lugar entre las 9 y las 11 de la mañana. De esa manera el cuerpo estará adaptado a los horarios y no sufrirá tanto. Si eres de los que no madruga mucho y el día de la competición el despertador te toca muy temprano, posiblemente tengas un problema.

Se puede decir que el día de la carrera puede ser una auténtica tortura para aquellos que no estén habituados a ejercitarse en horario matutino. No sabrán cuál es el desayuno más completo ni tendrán muy clara la rutina a seguir. Una mala elección en cuanto a alimentación o bebida te puede costar muy caro.

Te garantizarás el entrenamiento

Hay mucha gente que no dispone de tiempo para entrenar, pero que hace todos los sacrificios posibles para calzarse las zapatillas y realizar unos cuantos kilómetros. Saliendo por la mañana se asegurarán el entrenamiento, porque posiblemente a medida que transcurra la jornada irán apareciendo contratiempos y planes con los que no contaba y que posiblemente le impidan correr.

Una vez que finalice la sesión matutina te habrás quitado un peso de encima y ya te podrás olvidar hasta el día siguiente del entrenamiento. Ya podrás dedicarte en cuerpo y alma al resto de obligaciones. Merecerá la pena madrugar un poco más de lo normal con tal de salir a correr por la mañana.

Hay una serie de trucos que nos vendrán muy bien para forzarnos a entrenar en esta franja horaria. El primero de ellos pasa por preparar la equipación y el calzado que se vaya a utilizar. Antes de acostarte prepara la mochila o las prendas que necesites para entrenar, como puede ser camiseta, pantalón, calcetines, zapatillas y reproductor de música. De esta manera perderás el menos tiempo posible al levantarte. Algo similar ocurre con la alimentación. Planifica la noche anterior lo que vas a desayunar. Decide qué alimentos y bebidas consumirás por la mañana.

Hay corredores que no asimilan bien la primera comida del día y que optan por consumir una pieza de fruta y dejar el desayuno para el regreso del entrenamiento. Eso dependerá de cada uno y de las sensaciones que experimente.

Como acabamos de comprobar, lo ideal sería correr por las mañanas, pero cada persona lo hará cuando pueda. Los que tienen la oportunidad de entrenar en horario matutino pueden considerarse unos privilegiados.

Temas

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias