Alimentación

¿Se adelgaza suprimiendo la cena?

¿Se adelgaza suprimiendo la cena?
platovacio
Comentar

¿Se adelgaza suprimiendo la cena? Muchas personas que buscan adelgazar optan por saltarse la cena. En ocasiones, para conseguir nuestro objetivo no basta con evitar ciertos alimentos, ya que también influye mucho la cantidad que se consuma y la hora de la cena. Una mala planificación en este sentido puede conducirnos a arrasar con todo lo que encontremos en la nevera.

Puede que comamos de manera equilibrada durante todo el día, pero en la cena cometemos el error de excedernos en cuanto a las calorías. La clave estaría en cenar algo ligero. Hay que tener mucho cuidado con esta comida, ya que el gasto de energía durante la noche es mínimo y no existen apenas posibilidades de quemar lo ingerido.

Cena ligera

Antes de irnos a la cama debemos hacer una comida lo más ligera posible, si se compara con el desayuno y el almuerzo. Una comida abundante al mediodía o un desayuno muy fuerte se podrá quemar durante el día, y el exceso no se acumulará en forma de grasa como si suele ocurrir con las cenas que se realizan muy tarde y nos resultan demasiado copiosas. Por lo tanto, de poco servirá cuidarnos durante el día si por la noche lo estropeamos todo.

Una cena perfecta se podría componer de una ración vegetal, como unas verduras rehogadas o a la plancha, una ensalada; una cantidad pequeña de hidratos de carbono (arroz, pan, pasta…) y proteínas ligeras, como es el caso de la tortilla francesa, jamón york, pescado blanco o pechuga de pavo. También hay hueco para la fruta y los lácteos bajos en grasa.

Nos tocará evitar aquellos alimentos precocinados como las croquetas, empanadillas, lasañas, bollerías, salsas industriales, bollería o embutidos.

Para perder peso

Nunca hay que suprimir la dieta aunque nuestro objetivo sea perder peso. Más bien habría que optar por disminuir la cantidad de comida. Para no llegar a última hora de la noche con mucha hambre se aconseja realizar una pequeña merienda a media tarde. Será una manera de saciarnos y de no tener el estómago vacío cuando nos sentemos a cenar.

De hecho, la supresión de la cena puede suponer todo un obstáculo a la hora de adelgazar, ya que disminuye el nivel de azúcar en sangre y se rebaja el metabolismo. Cuando nos la saltamos también se acaba generando una cierta ansiedad, que puede llevarnos a alimentarnos de manera impulsiva en la siguiente comida. Es lo que se conoce como atracones. Parece que nos toca recuperar el tiempo perdido y los alimentos que no se consumieron.

El horario también influye a la hora de perder peso. Lo importante es que la cena se haga un par de horas antes de acostarnos. De esa manera no se almacenará la grasa ni tampoco se alterará la calidad del sueño. Cambiando algunos hábitos de la cena se puede adelgazar, sólo es cuestión de proponérselo. Recuerda que además de apostar por alimentos saludables, también hay que hacerlo en cantidades pequeñas, ya que de lo contrario no seríamos capaces de quemar tantas calorías.

 

Noticias relacionadas

Etiquetas

Últimas noticias