Entrenamiento

Cuál es la postura correcta en la elíptica

Cuál es la postura correcta en la elíptica
eliptica
0 Comentar

Una de las máquinas que más triunfan en los gimnasios son las elípticas. Nos permiten realizar un ejercicio que se encuentra a medio camino entre correr y caminar, por lo que resulta muy cómoda para aquellas personas que se intenten adentrar en el mundo del deporte desde la base. Sobre todo evita la aparición de posibles lesiones, ya que las articulaciones no sufrirán en ningún momento el contacto con el suelo. Sin embargo pueden existir dudas sobre cuál es la postura correcta en la elíptica.

Movimiento de todo el cuerpo

Cuando trabajamos en la elíptica deberías saber que se pone en marcha todo el cuerpo, tanto el tren superior con los brazos, como el inferior con las piernas. Cuando nos subamos a esta máquina colocaremos los pies en la zona central de los pedales, ya que si se ponen muy atrás ya nos exigirán que el tronco se incline en exceso y se pierda estabilización  en cuanto a la musculatura abdominal. Si por contra nos pegamos en exceso a la parte delantera del pedal siempre existe el peligro de que todo el peso del cuerpo caiga sobre los dedos, con muchas posibilidades de que se duerman los pies. Esto resulta bastante incómodo, así que intentaremos hacer todo lo posible para evitarlo.

Lo adecuado, por lo tanto, es mantener con los pies en el medio del pedal, y a poder ser erguidos. La espalda la mantendremos recta, respetando en todo momento la curvatura natural de la columna, sin echarnos para atrás o hacia adelante. Los brazos no deben mantenernos erguidos, ya que ese función recaerá sobre el core.

Dónde agarrarse

A la hora de agarrarnos la elíptica nos ofrece dos posibilidades: las barras móviles o las fijas. Estas últimas se encuentran en el medio de la máquina y justo debajo de la pantalla. En principio resultan las más cómodas, sobre todo para la gente que no es excesivamente alta, ya que al coger las barras móviles se pierda algo de estabilidad al moverse hacia el frente, con un pequeño giro de la columna. Se necesitarían unos brazos más largos para agarrarse de una forma cómoda.

Recuerda que tanto la zona de la pelvis como la de los hombros y clavícula deben estar en todo momento paralelas y alineadas entre sí, y el balanceo que desarrollaremos debe ser de forma natural, al igual que cuando corremos. No hace falta que nos pongamos muy tensionados sobre la elíptica. Es importante adoptar una postura relajada, en la que nos encontremos cómodos, y la cabeza mire al frente, el pecho esté erguido y los hombros se encuentren bajos.

En cuanto al calzado más aconsejable para ejercitarse en la elíptica, procura que sea uno con el que te encuentres cómodo y en donde los dedos de los pies se puedan mover con comodidad. En cualquier caso, apuesta por unas zapatillas más bien blandas y con una puntera ancha. No es aconsejable, como suele ocurrir bastante a menudo, que te entrenes con chanclas de playa, ya que puedes resbalar con más facilidad.

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias