Entrenamiento

Qué es un entrenamiento invisible

Qué es un entrenamiento invisible
descanso
0 Comentar

Ojalá se pudiese lucir un buen tipo o rendir a un gran nivel sin necesidad de practicar deporte. Ese sería el deseo de muchas personas, pero no resulta tan sencillo. En esta ocasión te queremos explicar qué es un entrenamiento invisible, que es aquel al que sometemos a nuestro cuerpo cuando no practicamos una actividad deportiva.

Pese a ser invisible no pasa desapercibido para aquellos que hacen ejercicio con regularidad. Se trata básicamente de mantener unos hábitos saludables, que seamos capaces de integrarlos en nuestro día a día, siendo una pieza más del entrenamiento que hagamos. Se puede considerar como la parte pasiva de las sesiones, que se ocupará de facilitar un adecuado desarrollo muscular y permitirá que el cuerpo pueda responder a las exigencias y cargas a las que se le someta.

Aspectos a valorar

En estos entrenamientos invisibles hay dos aspectos a manejar básicamente, que son el descanso y la recuperación. Esto no supone únicamente dormir las horas aconsejables cada noche, también llevar unos hábitos de alimentación saludables, los estiramientos, masajes o el descanso que se haga más allá del nocturno.

Descansar(1)

En lo que se refiere a alimentación, resulta esencial apostar por una dieta equilibrada y evitar en todo momento los excesos. No pueden faltar en nuestra despensa las verduras, los cereales y la fruta, además del pescado y de las carnes magras. Respetaremos los horarios de comida y haremos cinco ingestas al día.

Con el descanso será posible asimilar las cargas de trabajo y los entrenamientos acumulados. Es preciso descansar al menos un día a la semana o acabaremos padeciendo sobrecargas, lesiones y sobreentrenamiento. La calidad del sueño también influye en este aspecto. Cuando estamos durmiendo el cuerpo se ocupa de reparar los tejidos musculares y se liberan para su recuperación hormonas. Será imposible que puedas rendir a un gran nivel en un deporte cuando la calidad del sueño resulta deficiente.

Masajes y estiramientos

Antes de realizar cualquier actividad física hay que calentar adecuadamente y al término de la sesión dedicaremos unos minutos a los estiramientos. Nos reportará muchos beneficios ya que la musculatura se relajará y volverá a la normalidad después de la contracción del ejercicio. Será una buena opción para evitar futuras lesiones. Los masajes también te resultarán de gran ayuda para recuperarte de los esfuerzos y para acelerar la recuperación muscular.

Como acabamos de comprobar, el entrenamiento visible también resulta muy importante para mejorar nuestro rendimiento deportivo. No basta únicamente con ejercitarnos a diario, también hay que controlar otros factores como son el descanso, masajes y alimentación.

Todo influye, incluso la manera de sentarnos, sobre todo si pasamos muchas horas trabajando. Es preciso que controlemos cada una de las cosas que ocurren en la rutina normal fuera de los entrenamientos. No por hacer más horas de deporte conseguiremos un mejor resultado. Aquí entran en juego otros aspectos que te acabamos de detallar. El entrenamiento visible posiblemente no se vea, pero sí que lo notaremos. Intenta llevar una vida lo más saludable posible y seguro que mejora tu rendimiento.

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias