Entrenamiento

Partes del cuerpo a proteger del frío cuando hacemos deporte

Running en invierno
Running en invierno
Comentar

El frío empieza a hacer acto de presencia en nuestros entrenamientos. Lo notarán sobre todo aquellos que madruguen mucho por la mañana o salgan de noche a ejercitarse. Es importante que la bajada de temperaturas no nos pille en fuera de juego, por eso os vamos a dar unos consejos para equiparnos correctamente.

Cuando hacemos ejercicio al aire libre es importante hacerlo en un lugar en el que nos encontremos cómodos. También es preciso acertar con la indumentaria y complementos adecuados que nos permitan adaptarnos a las condiciones climatológicas de esta época del año.

Está claro que hay que apostar por la ropa cómoda, que nos aísle del exterior al mismo tiempo que transpire correctamente y evite la acumulación del sudor. Además de todo esto hay que preocuparse por aquellas partes del cuerpo que se enfrían con más facilidad y que apenas están en movimiento. Éstas serán las que más se resientan con la bajada de las temperaturas. Nos referimos sobre todo a la cabeza, el cuello y las manos. También es cierto que cuando practicamos deporte todo el cuerpo permanece en constante movimiento, por lo que entraremos mucho antes en calor.

A simple vista puede parecer que no vamos a sufrir las inclemencias climatológicas en estas partes del cuerpo, pero serán las primeras que se congelen ante la llegada del frío. Si nos protegemos de una manera adecuada es posible que aparezcan dolores derivados de este excesivo frío o incluso resfriados. Para la cabeza utilizaremos un gorro que nos ayudará mucho, mientras que para el cuello lo más normal es colocarse una braga o un pañuelo para protegernos.

Para las manos hay unos guantes especiales que suelen ser más finos que los normales que conocemos. Apenas notarás que los llevas. Al contrario de lo que piensan muchos, no es preciso proteger del frío las articulaciones, así que olvídate de colocar tobilleras, muñequeras o rodilleras. Lo único que conseguirán será mantener estas partes bien sujetas, pero no conseguirán darnos el calor que necesitamos. En este caso, lo mejor es recurrir a prendas como pueden ser las mallas largas, calentadores o camisetas térmicas.

Noticias relacionadas

Etiquetas

Últimas noticias