Nutrición

Ortorexia: la obsesión por la perfección en la alimentación

Ortorexia: la obsesión por la perfección en la alimentación
0 Comentar

Cuando hablamos de trastornos de tipo alimentario, a todos nos vienen a la mente la anorexia y la bulimia. Sin embargo, en los últimos años, la obsesión por tener un cuerpo perfecto es el que ha llevado al nacimiento de otras patologías de esa misma índole como la ortorexia.

Este citado trastorno podemos decir que se produce en personas que tienen una obsesión por seguir una dieta equilibrada y por ingerir comida sana. Tanto es así que eliminan de su alimentación productos tales como las carnes o todos aquellos que tengan grasa, sin olvidarse tampoco de las frutas y verduras que son obtenidos en huertas donde se utilizan sustancias químicas como los pesticidas.

El resultado de esa obsesión es que no sólo tengan unas notables carencias alimentarias sino que además se sometan a dietas muy estrictas cuando, por determinadas circunstancias sociales o personales, algún día ingieren productos de los que se tienen prohibidos a sí mismos.

Estas podemos decir que son algunas de las características principales que identifica a la ortorexia. No obstante, de ella merece la pena conocer otros datos de interés como estos:

  • Entre los síntomas más habituales que identifican a este trastorno se encuentran que la persona pasa mucho tiempo pensando qué va a comer, que se siente superior a los demás porque realiza bajo su punto de vista una alimentación perfecta o que se traslada hasta donde sea para encontrar productos ecológicos y especiales.
  • En lo  que respecta a las causas que provocan esta problemática se establece que quizás la principal es un trastorno obsesivo-compulsivo.
  • No menos importante es tener claro que uno de los trastornos alimentarios más difíciles de diagnosticar es la ortorexia. No obstante, algunos claros indicativos de que se padece la misma es preguntar directamente a la persona si sufre los mencionados síntomas. Para ello se debe recurrir a cuestiones tales como “¿pasa más de tres horas al día pensando qué va a comer” o “¿se siente realmente culpable si un día o en una circunstancia concreta se salta la dieta establecida”.
  • En cuanto a lo que sería el tratamiento, se debe recurrir a la ayuda de profesionales especializados en este tipo de trastornos. Con ello nos referimos no sólo a nutricionistas sino también a psicólogos y dietistas que se encargarán de, desde sus áreas, conseguir que el paciente llegue a reconocer su problema y pueda ponerle medidas para solucionarlo por completo.

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias