Dietas

¿Por qué fracasamos con las dietas?

¿Por qué fracasamos con las dietas?
Por qué fracasamos en las dietas
0 Comentar

¿Por qué fracasamos con las dietas? En muchas ocasiones empezamos el régimen de lunes y el martes por la noche ya nos lo saltamos. La mayoría de personas asociamos el término dieta con sacrificio a corto plazo y pasar hambre. Al ser muy extremos en la alimentación lo que estamos provocando es que la dieta acabe fracasando y en ocasiones acabemos dándonos atracones de comida para compensar.

El cuerpo se rebela

Por qué fracasamos en las dietas: El cuerpo se rebela
El cuerpo se rebela

Cuando una dieta es muy estricta consigue que el cuerpo se acabe rebelando. Y es que tiene ante si una situación inesperada y nueva, a la que nunca se acabará por acostumbrar, sobre todo cuando viene de alimentarse de un modo distinto. Cuando lleves unos cuantos días de régimen comprobarás como empiezan a hacer acto de presencia los dolores de cabeza, la fatiga mental, cambios de humor, problemas digestivos, pereza mental e irritabilidad. Estaremos un tanto ‘zombie’ y en realidad nadie desea encontrarse en esa situación. Posiblemente regresando a la alimentación normal consigamos sentirnos mucho mejor. Recuerda la necesidad de que la dieta sea equilibrada y sensata, de lo contrario acabará fracasando en cuestión de días. Siempre se aconseja que el régimen se haga a largo plazo y nunca en una semana.

Sensación de mucha hambre

Por qué fracasamos en las dietas: Sensación de mucha hambre
Sensación de mucha hambre

Es un mal síntoma sentir hambre a todas horas. Eso significa, entre otras cosas, que no estamos haciendo las cosas bien del todo. Más bien supone un indicador de que llevamos una dieta poco adecuada y el cuerpo, en vista de todo esto, se dedicará a conservar la energía y se resistirá a perder peso. Posiblemente no vayas a adelgazar tanto como tenías previsto.

Caprichos

Por qué fracasamos en las dietas: Caprichos y atracones
Caprichos y atracones

Mientras nos encontramos a dieta siempre se nos viene a la cabeza todos los platos y comidas que nos encantan, pero hay que ser fuerte y resistir. Llegado el momento, ya sea cuando acabes la dieta o cualquier otro día, posiblemente te des un homenaje en forma de atracón. Será muy peligroso si deseas adelgazar, ya que lo mismo puedes alimentarte con muchos alimentos hipercalóricos y al día siguiente comer lo mínimo para intentar compensar los excesos. Supone entrar en una montaña rusa que nos llevará por el camino incorrecto. De poco servirá estar a dieta varias semanas si el primer día que vuelves a la normalidad te permites todo tipo de caprichos. Lo más probable es que se acabe generando un efecto rebote.

Por culpa de las emociones

Por qué fracasamos en las dietas: Emociones
Emociones

La comida la utilizamos de una manera emocional, ya sea para celebrar un evento, para estar con la pareja, para una reunión de trabajo o incluso para hacer vida social. En cualquier caso ponerse a régimen resulta muy complicado porque tampoco puedes estar al margen de los demás ni privarles de salir a cenar. Es probable que una dieta acabe fracasando cuando tengamos un mal día en el trabajo, discutamos con nuestra pareja o nos llevemos una decepción con una persona. Pocas veces podremos controlar estos impulsos que nos conducen a comer de una manera equivocada. Hay que pensar las cosas bien antes de caer en la trampa.

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias