Entrenamiento

5 evidencias que te indicarán cuando hay que cambiar las zapatillas

5 evidencias que te indicarán cuando hay que cambiar las zapatillas
zapatillas rotas
0 Comentar

Para la práctica del running en unas condiciones adecuadas es preciso contar con unas zapatillas que nos garanticen comodidad y amortiguación. Al contrario de lo que pensamos, este tipo de calzado dura un tiempo determinado, que no queda precisamente marcado por las roturas. A continuación te señalamos las 5 evidencias que te indicarán cuándo hay que cambiar las zapatillas.

  1. Los distintos fabricantes de calzado te recomiendan cambiar las zapatillas de running cada 1.000-1.200 kilómetros. Una vez rebasada esta cifra, aunque aún presenten un buen aspecto externo, la amortiguación no será la misma. El riesgo de sufrir lesiones y molestias en las piernas se multiplican. Por lo tanto no merece la pena alargar su vida. Si no controlas los kilómetros que llevas recorridos, como referencia te diremos que tendrías que sustituirlas por otras a los 8-10 meses aproximadamente.
  2. Estate atento a la zona central de la mediasuela. Cuando aparezcan grietas o pequeñas estrías es sinónimo de que las zapatillas van perdiendo sus propiedades. Tendrás que plantearte renovarlas.
  3. Comprueba su aspecto desde atrás. Las pondremos sobre una superficie plana y en el caso de que aprecies que la suela cede para algún lado o se vuelque, es momento de cambiarlas. No te preocupes si el desgaste es mayor en una zapatilla que en otra, es algo noral.
  4. Cuando se te rompa o se deteriore la plantilla también hay que pensar en la renovación de las zapatillas. La aparición de grietas o desgastes demostrará que han soportado más kilómetros de la cuenta.
  5. También notarás el desgaste de las zapatillas cuando empiecen a aparecer molestias en las piernas y articulaciones. Ten en cuenta que al carecer de amortiguación nuestra pisada será más violenta.

Para que se conserven durante más tiempo en buenas condiciones no te olvides de desabrochar los cordones cuando las quites, ayudándote con las manos en lugar de pisar la parte trasera con el otro pie.

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias