Salud

Cómo prevenir los calambres

Cómo prevenir los calambres
calambres
Comentar

Cualquier deportista, por muy preparado que se encuentre físicamente, puede ser víctima de los calambres. Estamos cansados de ver imágenes de profesionales del deporte tirados en el suelo intentando estirar los músculos afectados. Hay que decir que los calambres se producen básicamente por tres motivos: el déficit de nutrientes y deshidratación, la falta de oxigenación en los músculos y los esfuerzos muy intensos, por encima de nuestra preparación. También pueden aparecer en otro tipo de situaciones, aunque son menos comunes, como en los estrenos de zapatillas o el ejercicio en superficies blandas En este artículo te queremos enseñar cómo prevenir los calambres.

Es preciso que adoptemos una dieta equilibrada. No olvidemos que el déficit de nutrientes genera un desequilibrio electrolítico ante la gran cantidad de sales minerales que se van perdiendo y tampoco se cuentan las vitaminas precisas para mantener en un correcto estado la estructura de nuestros músculos. Por lo tanto, la aparición de estas molestias tan incómodas se deben a la falta de minerales como el potasio, el calcio, sodio, magnesio y las vitaminas B1, B3 y D. Para prevenir los calambres sigue con atención nuestras recomendaciones.

  • Alimentos ricos en potasio como el tomate, potasio, carne, pescado, patata, espinacas, naranja o melón.
  • Alimentos que pueden aportarnos magnesio, entre los que se encuentran frutos secos como los pistachos, nueces, almendras y avellanas; lentejas, aguacate, plátanos, remolacha o garbanzos.
  • El calcio lo encontramos en productos como la leche y sus distintos variados, el salmón, cebolla, garbanzos, espinacas, judías blancas, acelga, sardinas o lenguados, entre otros.
  • En cuanto a la vitamina B1, los alimentos más adecuados son los frutos secos, legumbres y cereales integrales; en el grupo B3 se incluyen el pollo, salmón, tomate, leche, huevos, hígado o espárragos. La vitamina D la hallamos en la leche, la mantequilla y el yogur.

Tampoco hay que olvidarse de la sal de mesa, rica en sodio, pero que se debe consumir con moderación.

Noticias relacionadas

Etiquetas

Últimas noticias