No te lo vas a creer

¿Eres mujer mayor de 40 años y con sobrepeso? Aeroflot no te quiere como azafata

¿Eres mujer mayor de 40 años y con sobrepeso? Aeroflot no te quiere como azafata

Nuevo caso de discriminación, en este caso en una aerolínea rusa. Aeroflot está discriminando a las azafatas con una edad superior a 40 años y a las que tienen sobrepeso, hecho que ha sido llevado a los tribunales por parte de dos empleadas de la compañía, aunque la justicia no les ha dado la razón. De hecho representantes de la propia Aeroflot han confirmado que existe esta ‘política de discriminación’ y argumentan que “Aeroflot es una aerolínea de máxima calidad y parte de la razón por la que la gente paga el precio de sus billetes es por la buena apariencia de los empleados que les van a atender”. Y añaden que “las azafatas con sobrepeso pueden poner en riesgo las maniobras de evacuación”.

Aeroflot
La aerolínea, que reconoce esta política para las azafatas, ha ganado el caso en los tribunales

Una de las trabajadoras de la aerolínea estatal rusa que ha interpuesto la demanda explica que a las azafatas que no cumplen estos estándares se les permite volar, pero con un sueldo rebajado “por nuestra talla de uniforme”. De hecho las afectadas han pasado de trabajar en vuelos de larga distancia a hacerlo en rutas domésticas, que están peor pagadas y cuentan con horarios intempestivos. “El año pasado todas las azafatas fuimos fotografiadas, medidas y en algunos casos pesadas. Las mujeres que no cumplieron los requisitos (estar por debajo de una talla 42) fueron retiradas de las rutas internacionales”, explica Evgenia Magurina.

Aeroflot
Más de 600 azafatas están afectadas por los estándares de Aeroflot

A pesar de que las denuncias han sido interpuestas por dos azafatas, el sindicato de trabajadoras explica que estas políticas afectan a unas 600 azafatas de Aeroflot. Los representantes de la compañía ven estas medidas “no como una reducción de salario, sino como un incentivo para perder peso” y aseguran que “las mujeres deberían estar agradecidas a la compañía por preocuparse por su salud”. “Yo pesaba 103 kilos y ahora peso 80. Simplemente corregí mis hábitos alimenticios y perdí peso. No entiendo por qué la petición de mantener una determinada talla no es realista”, sostiene un miembro de la junta de accionistas de Aeroflot.

Temas