No te lo vas a creer

Packing Master o cómo olvidarte de hacer las maletas y disfrutar más de tus vacaciones

Packing Master o cómo olvidarte de hacer las maletas y disfrutar más de tus vacaciones

En todas las vacaciones hay un momento terrible: volver a hacer las maletas tras unos días de descanso. Esta tarea puede llegar a convertirse en un verdadero engorro, además de que nos roba unos instantes de relax que bien podríamos estar aprovechando en la playa, haciendo turismo o cualquier actividad mucho más provechosa que ‘luchando’ por organizar todo nuestro equipaje para que quepa de nuevo en la maleta. En Formentor, a Royal Hideaway Hotel son conscientes de ello y por eso han creado la figura del Packing Master, “un ‘maestro’ que se encargará de organizar cuidadosamente todas sus pertenencias y dejarlas listas para tu vuelta a casa”.

Los responsables del hotel Formentor, a Royal Hideaway Hotel consideran que “el verdadero lujo se mide por los detalles y el tiempo es mucho más que eso”, de ahí que hayan pensado en ayudar a sus huéspedes con la creación del Packing Master. De esta forma sus clientes podrán disfrutar de los últimos instantes de descanso en un paraje idílico y se olvidarán de tener que hacer Tetris para meter en la maleta sus últimas adquisiciones.

Packing Master
Botas, cinturones, camisetas… ¿Qué orden hay que seguir para que quepa todo?

¿Cómo hacer tu maleta y no morir en el intento?

Formentor, a Royal Hideaway Hotel ha aprovechado también la presentación del Packing Master para desvelar algunos secretos del ‘Art of Packaging’, esa capacidad de organizar todo en un pequeño cubículo de 55x35x20 centímetros:

  1. Primero los zapatos: La mayoría de las personas lo hacen al contrario y cuando la maleta está perfectamente terminada, no hay manera de introducirlos. El truco está en meterlos lo primero, en los laterales y en bolsas individuales. Además se pueden aprovechar los espacios dentro las mismas para esconder complementos o pequeños recuerdos.
  2. El neceser, otro problema: Un nuevo error es esperar al final para meter el neceser. Esto debe incorporarse justo después de los zapatos al fondo de la maleta y de una pieza.
  3. Rellenar huecos: El siguiente paso es rellenar los huecos entre los zapatos y el neceser hasta conseguir una superficie plana. Para ello elige las prendas más ligeras y enróllalas en vez de doblarlas.
  4. Todo doblado y planchado: Continúa colocando encima el resto de la ropa bien doblada y planchada. Así ocupa mucho menos espacio.
  5. Lo último, los cinturones: La mayoría tiende a enrollar los cinturones pensando que ocupan menos y esto es un error. Lo más eficaz es dejarlos para el final y meterlos estirados bordeando el resto de pertenencias de la maleta (como si fueran unas correas de sujeción).