Redes sociales

Pericles, el periquito que se adueñó de un piso de Madrid durante el confinamiento

La historia del periquito Pericles es digna de un guion de cine merecedor de un Oscar. Este pájaro ha vivido el confinamiento y la pandemia

Pericles, el periquito que se adueñó de un piso de Madrid durante el confinamiento
Pericles, el periquito que se adueñó de un piso de Madrid durante el confinamiento

La historia del periquito Pericles es digna de un guion de cine merecedor de un Oscar. Este pájaro ha vivido el confinamiento y la pandemia en primera persona, adueñándose de un piso de Madrid. Javier Martín desde su cuenta @txaverius en Twitter relata cómo conoció a Pericles. Dejando comida para periquitos y palomas en la ventana, llegó este increíble animal. No se asustaba, parecía como si conociera a Javier de toda la vida, ese encuentro les cambiaría para siempre.

La increíble historia de Pericles confinado en un piso de Madrid

Los periquitos tienen algo especial, son pequeñas almas que llegan en un momento dado a nuestras vidas. Pericles llegó a la venta de Javier durante el confinamiento, quizás tenia una misión que cumplir, adueñarse del piso y convertirse en todo un símbolo. Tal como relata Javier: “Hace un año estábamos recién confinados y puse algo de comida para periquitos en la ventana. Las palomas del barrio llegaron en masa y comenzaron a pelearse por las semillas. Al rato noté que dejaban de pelarse y que había algo pequeño y azul que las asustaba. Era Pericles.”.

Javier consiguió atrapar a este periquito convirtiéndolo en un miembro más de su familia. Pericles pasó de ser un animal abandonado o quizás rebelde, a ser parte de la vida de Javier y de sus redes sociales. Cuando pasó el confinamiento Pericles cambio de casa y de jaula, ahora es uno más, disfruta de su casa con calefacción y aún mira por la ventana a las palomas que no han tenido tanta suerte como él.

Según afirma su dueño: “Pasó el confinamiento duro y llegó la nueva normalidad. También llegó el momento de cambiarnos de casa. Le compré la jaula más grande que pude a Pericles y nos despedimos del barrio, del plátano, de las palomas, del colirrojo y de los mirlos.” Esta historia con final feliz se ha convertido en viral, muchos siguen a Javier desde entonces preguntando por el periquito azul Pericles.

Gracias al confinamiento Javier pudo darle de comer a las palomas y descubrir en ellas a su nueva mascota. Pericles es un afortunado, pero su dueño también: “Por algún motivo absurdo me pareció que solo podía llamarse Pericles. Decidí adoptarlo después de valorar un tiempo si buscaba o no su origen. No quería tener animales en casa, pero al cogerlo se convirtió en mi responsabilidad. Un año después sigo sin mirar su anilla.”

Lo último en Trending Topic

Últimas noticias